Manual del 'buen manipulador', según Luis Muiño

«La violencia verbal es más eficaz que la física; la única técnica de persuasión de los poderosos actualmente es el lenguaje», afirmó el psicoterapeuta Luis Muiño. «La manipulación en el mundo actual -dijo- no está en lo que se dice sino en lo que no se dice». El debate sobre 'el lenguaje como arma de manipulación' ocupó la sesión vespertina de ayer en el Seminario de Lengua y Periodismo.

Muiño evidenció algunas claves de lo que llamó 'el buen manipulador': resaltar las palabras y esconder los hechos; intentar que la gente no piense y se emocione; explicar todo con teorías; dividir entre 'los nuestros' y 'los demás'; introducir el miedo, que «crea indefensión, la gente deja de pensar y te busca como salvador»; crear 'frases humo'; dar por hecho que el otro está de acuerdo y crear así un sesgo de autoafirmación; facilitar un falso consenso con insinuaciones y sospechas; cuestionar a los contrarios sin argumentar; usar la negación ficticia; proponerse como salvador; emplear frases motivadoras abstractas; calificar como 'demagogia' o 'simplificación' cualquier intento de crítica y clarificación; y siempre, siempre, rechazar el humor.

Hoy, última jornada, los debates versan sobre 'el lenguaje de las emociones' a cargo de la lingüista experta en ciencias afectivas Cristina Soriano (a las 9 h.); y 'el fenómeno Trump y las noticias falsas', con el periodista mexicano Esteban Illades (a las 11 h.).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos