El maltrato animal ya no queda impune

Perros abandonados sin comida ni bebida, entre excrementos y basura, por un segoviano condenado a seis meses de prisión. :: EFE/
Perros abandonados sin comida ni bebida, entre excrementos y basura, por un segoviano condenado a seis meses de prisión. :: EFE

En 2016 hubo 103 sentencias condenatorias por abusos, 783 infracciones y 490 detenidos o investigados

J. LUIS ÁLVAREZ MADRID.

La presidenta de la protectora Parque Animal de Torremolinos es la primera persona en España condenada a prisión que tendrá que ingresar en la cárcel por maltrato animal. Fue sentenciada a tres años y nueve meses por el sacrificio «masivo» e «indiscriminado» de 2.183 perros y gatos, según recogía el informe del fiscal. Es la sentencia judicial más destacada sobre la materia de los últimos 30 días. A ella se suman otras, como la condena a un año y medio de prisión a una pareja que tenía en su domicilio de Chiva (Valencia) un criadero clandestino de hurones; otros seis meses de cárcel para el empleado de un hotel por maltratar un gato en Cangas de Onís (Asturias) y la misma pena por envenenar a siete buitres en Crémenes (León). En estos tres casos, los condenados evitarán la cárcel, de no contar con antecedes penales.

La justicia castiga los abusos contra los animales, algo que hace algunos años no ocurría. Según explica el presidente de la protectora El Refugio, Nacho Paunero, cuando empezó a trabajar en la recuperación de animales maltratados «esto era un desierto». «No había nada. El maltrato y el abandono no estaban en el Código Penal, por lo que tuvimos que luchar para conseguirlo», recuerda.

Después de cuatro reformas del Código Penal «ahora mismo hay suficiente presión judicial», asegura. «¿Querríamos más? Sí. Queremos que las condenas sean mayores, pero ahora mismo una persona que maltrate un animal se puede enfrentar a penas de 18 meses de cárcel lo que, a nuestro juicio, empieza a ser interesante», explica Paunero. Pero es que la reforma de 2015 permite la posibilidad «de una condena por cada animal maltratado», destaca el presidente del El Refugio. «Luego, dependiendo de cada situación, los autores se pueden enfrentar también a penas por intrusismo laboral o falsificación de documento público, todo relacionado con lo que están haciendo en su trabajo con los animales», acota.

El proceso para sentar en el banquillo a un maltratador de animales puede durar hasta seis años en España

El Seprona, vital

Para este defensor de los derechos de los animales todo este trabajo en su favor no sería posible sin el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, «que es muy profesional y efectivo» y sin unos fiscales «que están con muchas ganas de aplicar la ley». Durante 2016, los agentes de la unidad del instituto armado realizaron más de 12.400 actuaciones contra el maltrato animal. La mayoría de los animales afectados eran perros, aunque las actuaciones también se extendieron a especies como caballos, gallos, reptiles, vacas y ovejas, entre otras.

Esto se tradujo en 783 denuncias por infracciones penales y 490 personas detenidas o investigadas. En lo que se refiere a infracciones administrativas, el número de denuncias asciende a 11.729 y están relacionadas con el bienestar animal, la falta de idoneidad de los alojamientos, la higiene animal, el transporte inadecuado y los registros documentales y sanitarios. Entre las operaciones realizadas por los agentes del Seprona en 2016 destacaron la de 'Pugnator', desarrollada en Asturias y Cantabria contra las peleas de gallos, que finalizó con más de 200 animales intervenidos y 17 personas detenidas o imputadas; 'Chira', realizada en Zaragoza, por maltrato animal, falsedad documental y estafa, que se saldó con la intervención de 182 perros procedentes de Europa del Este, 46 cadáveres de cachorros y cinco personas entre detenidas, o 'Pakirri', llevada a cabo en Guadalajara, en la que se detuvo a una persona por matar a puñaladas a una vaca, delito que fue grabado y subido a internet.

Por su parte, durante el año judicial 2016-17, los tribunales dictaron 103 sentencias condenatorias por maltrato a animales domésticos, a las que sumarían otras las correspondientes a los animales salvajes que se incluyen entre los 263 fallos por delitos contra la flora y la fauna, según la Memoria de la Fiscalía General del Estado.

Según Paunero, el principal motivo para maltratar a un animal es el económico, tanto si se trata de recoger animales de la calle «que da derecho a reciben ayudas públicas para luego matarlos», como en el caso de los que se dedican a criarlos o emplearlos para una actividad, «porque tenerlos en buenas condiciones es muy costoso».

El reto para luchar contra el maltrato y lo más importante «es conseguir pruebas, testigos y el cuerpo del delito», asegura Paunero curtido en la persecución de los maltratadores ante la justicia. «A partir de ahí, que los maltratadores tengan miedo porque pueden ir a la cárcel». En el caso de que los abusos lleguen a las redes sociales, además de denunciarlo «no hay que compartirlo ni difundirlo, porque lo que busca el maltratador es el comentario», dice. Y es que un proceso para sentar en el banquillo al maltratador de animales puede durar hasta seis años en España, dependiendo de la dificultad de la Guardia Civil para investigar los hechos y su tramitación en el juzgado, agrega el responsable de El Refugio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos