Maika Makovski en esencia

Maika Makovski durante su concierto de anoche en Riojafórum. :: sonia tercero/
Maika Makovski durante su concierto de anoche en Riojafórum. :: sonia tercero

La mallorquina echa el telón de Actual 2018 con uno de los mejores conciertos servidos en el festival

Estíbaliz Espinosa
ESTÍBALIZ ESPINOSALogroño

Un nuevo viento sopló anoche sobre Logroño, el 'chinook', un viento canadiense capaz de subir la temperatura 50 grados en pocas horas, de mudar el invierno en primavera por momentos. Se sintió en el Auditorio de Riojafórum durante el mágico concierto con el que Maika Makovski clausuró Actual 2018, en esta ocasión arropada por Brossa Quartet. Fue un fin de fiesta íntimo y personal, en el que la artista mallorquina se desnudó ante su público para mostrarse en esencia, despojada de cualquier ruido superfluo.

También fue el primer concierto de la gira que el grupo ofrecía de pie para dar energía a este fin de fiesta de Actual, festival por el que la artista confiesa un especial cariño. Y gracias a esta cita redescubrimos a una Makovski diferente a la que nos visitó en Actual 2011, entonces con su tercer disco y dando buena cuenta de un rock profundo y personal de aires anglosajones. O a la que un año después regresó al Teatro Bretón con 'Forest', un poema sinfónico orquestado por Calixto Bieito.

La de ayer era una artista reconciliada consigo misma y con sus raíces tras el silencioso paréntesis mantenido durante un puñado de años y motivado por una época complicada y trufada de desengaños (personales, sentimentales, profesionales...). «He salido del infierno», llegó a decir sobre la experiencia vital que precedió a este último trabajo y que ayer presentó ante un entregado público, al que poco faltó para completar el aforo de Riojafórum.

Era la primera actuación de esta gira que el grupo ofrecía de pie, y en pie les despidió el público

Se trata de su sexto álbum, 'Chinook Wind', un disco casi documental donde reúne experiencias de sus últimos cuatro años, entre ellas un viaje a la tierra de su padre, Macedonia, que le cambió la vida. Pero no es el único paisaje por el que esta mallorquina (de sangre andaluza y macedonia) invitó a viajar a sus seguidores. También lo hizo por Canadá, donde dice haberse enamorado por primera vez. Dos lugares que le han proporcionado calidez y refugio, y que se traducen en dos de los temas más aplaudidos anoche en Logroño: 'Canada' y 'Makedonija', aunque fueron muchos más los paisajes físicos y emocionales presentes en su actuación.

Durante hora y media de concierto la omnipresente voz de Maika Makovski estuvo arropada por el prestigioso Brossa Quartet de Corda de Barcelona, Pep Mula (batería) y Jordi Guas (trompa). Cuerdas y vientos, guitarra, bajo y batería musicaron el que, sin duda, ha sido uno de los grandes regalos de Actual 2018.

Un regalo que el público disfrutó en pequeñas dosis, como esa joya que es la frágil historia de amor-desamor titulada 'Not in Love', la crítica 'Bulldog', el grito de furia alegre de 'I want to Cry' o el tema tradicional macedonio que interpretó en lengua original. Un repertorio crudo y esencial que, sin embargo, proporciona una agradable calidez en quien lo escucha. De igual modo que ese 'chinook' o viento devorador de hielo que Maika Makovski hizo soplar ayer en Riojafórum, en un escenario sobre el que actuó de pie, y en pie le despidió su público.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos