«Han llegado a decir que yo solo era un volante de la bata de Lola Flores, pero para mí era un elogio»

Lolita Flores. :: L.r.
/
Lolita Flores. :: L.r.

La popular artista afianza su carrera teatral en 'Prefiero que seamos amigos', una comedia romántica que protagoniza hoy en el Bretón 'mateo' Lolita Flores Actriz y cantante

J. SAINZ LOGROÑO.

Después de hacer reír en 'La asamblea de las mujeres' y de conmover en 'La plaza del Diamante', Lolita Flores (Madrid, 1958) vuelve a la comedia con 'Prefiero que seamos amigos', un éxito francés montado en España por Tamzin Townsend que se representa hoy en el Bretón 'mateo' (a las 21 h.). Coprotagonista junto a Luis Mottola de esta comedia romántica sobre la amistad y el amor a una edad madura, la artista, primero cantante y siempre personaje popular, afianza así una tardía pero brillante carrera teatral.

-Esta vez, una historia de amor contada con humor.

u'Prefiero que seamos amigos', de Laurent Ruquier
uDirección
Tamzin Townsend
uVersión
Tamzin Townsend y Chema Rodríguez-Calderón
uIntérpretes
Lolita Flores y Luis Mottola
uTeatro Bretón
21 h.

-Sí, una historia que va a lo más histriónico de la relación de pareja. Caricaturiza a dos personajes que en principio son amigos pero que uno de los dos rompe las reglas y entonces se empiezan a enterar de cosas que no sabían el uno del otro. Ahí empiezan las carcajadas.

UNA FRASE «En mi vida soy muy cómica y me río de mí misma porque es la única forma de vivir con facilidad»

-Romper las reglas significa enamorarse.

-Eso es. La gente se pone inmediatamente de parte de cualquiera de los dos personajes porque son dos personas adultas...

-... Más bien ya maduras.

-Pero es que a partir de los cincuenta también hay vida y puede haber amor y la gente puede seguir enamorándose y seguir siendo feliz... E infeliz también, por supuesto.

-O sea, que tiene su puntito de reivindicación.

-Bueno, digamos que refleja el amor a una edad madura con sus vicisitudes y sus sorpresas y que, al mostrarlo así, con desenfado, de algún modo lo está defendiendo. Sí que es una comedia, pero también se dicen cosas importantes. Tiene un fondo, sí.

-Aquí es el personaje de Claudia el que rompe esas reglas tácitas de 'solo amistad'. ¿Cree que la mujer es más atrevida en las relaciones sentimentales?

-En muchos casos seguramente sí. En 'Prefiero que seamos amigos' sí que es Claudia la que decide dar un paso adelante y se declara y se arriesga a mostrar sus sentimientos.

-Ha sido una comedia de éxito en Francia. ¿Han tenido que adaptarla o es que ya hemos llegado a parecernos a las parejas francesas?

-La obra está muy bien adaptada sobre todo en los gags, para que lo entendamos bien según el sentido del humor español. Pero en relaciones de pareja supongo que hoy no nos diferenciamos tanto de los franceses.

-¿Se identifica con Claudia?

-No, los actores nos volveríamos locos si sacáramos nuestras experiencias cada vez que hacemos un personaje. Simplemente te metes en la piel de otra persona que puede tener coincidencias contigo, pero nunca es tu vida ni lo que a ti te ha pasado. Lo que sí tiene Claudia son mis manos, mis piernas, mi voz, mi temperamento... Porque las dos somos mujeres temperamentales.

-¿Usted también rompería la barrera entre amistad y amor?

-Lo que yo digo es que existe amistad sin amor, por supuesto, pero lo que no puede haber es amor sin amistad.

-¿Qué valora más, la fidelidad de un amigo o un amor duradero?

-Las dos cosas; no tiene nada que ver una cosa con la otra.

-Lo suyo con el teatro también es un amor tardío, ¿no?

-Sí, son esos amores de otoño que resultan tan dulces.

-¿Cómo se siente como actriz?

-Estoy feliz. Estoy viviendo una etapa maravillosa. La música no la he dejado, pero sí la tengo temporalmente aparcada porque no me da tiempo entre teatro y televisión. El destino te marca las situaciones y yo estoy feliz con las cosas que voy haciendo y con los compañeros que me han tocado, como ahora Luis Mottola. Y con lo que Dios disponga y el universo me proponga, ¿no?

-Es realmente sorprendente su capacidad de interpretación: desde su conmovedora 'plaza del Diamante' hasta la descacharrante 'asamblea de las mujeres'. Lo suyo es un talento natural, claro.

-Yo soy artista e intento hacerlo lo mejor que sé y lo mejor que puedo. En mi vida soy muy cómica y llevo las cosas a reírme de mí misma porque yo creo que es la única manera que se puede vivir con facilidad.

-Alguien dijo alguna vez que era usted la Flores con menos talento.

-He tenido palos de todas clases, desde decirme que yo era un volante más de la bata de Lola Flores, que se creían que para mí eso era un insulto, pero para mí era un elogio tremendo. Qué le vamos a hacer. Como decía mi madre, los artistas no somos monedas de oro, que gustan a todo el mundo. Habrá gente a la que le guste más mi hermana, mi hermano, mi padre, mi madre, mi tía o el perro que tengo yo en mi casa. Pues muy bien. Yo adoro a todos los míos y soy la primera fan de cada uno de ellos.

-¿Cree que sigue atrayendo cierto público solo por su nombre?

-Espero que después de cuarenta y dos años de profesión alguien vendrá a verme a mí por mí misma, digo yo, ¿no?

Más

Fotos

Vídeos