Entrevista

Paco Roca: «El éxito te va alejando de lo que es la vida en pijama»

Paco Roca posa en la sala madrileña Siroco antes de presentar 'Confesiones de un hombre en pijama'. / Foto: J. M. Ladra | Vídeo: J. M. Ladra / O. Chamorro

El autor que trató la II Guerra Mundial en 'Los surcos del azar' y la ancianidad en 'Arrugas' encadena su tercera entrega de 'Confesiones' antes de un particular disco-libro

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Muchos niños intentan alcanzar la mesa a la hora de la comida con el pijama todavía puesto. Pero pocos lo consiguen. Padres y costumbres frenan sus impulsos. Otros logran remolonear en el sofá o haciendo los deberes en fin de semana, pero ninguno ha llegado al nivel de Paco Roca (Valencia, 1969). El dibujante presume con su buen humor habitual de ser un adulto que pasa en pijama gran parte del día porque su trabajo se lo permite. De hecho, ha presentado tres ediciones de reflexiones con el atuendo nocturno como si fuera un uniforme de superhéroe -'Memorias de un hombre en pijama' (Astiberri, 2011), 'Andanzas de un hombre en pijama' (Astiberri, 2014) y 'Confesiones de un hombre en pijama' (Astiberri, 2017)-. No obstante, tras su disfraz, hay un autor capaz de rescatar a los españoles olvidados de la II Guerra Mundial -'Los surcos del azar' (2015)-, los ancianos en residencias -'Arrugas' (2008)- o exponer desnudo la relación con su padre -'La casa'-.

- Combina lo biográfico con toques de ficción en algunas obras y en otras se decanta sólo por la realidad o por la fantasía. ¿Cuál es la vertiente que le gusta más?

Lo que me gusta es justamente eso, alternar una cosa por la otra. Las cosas autobiográficas y de humor te sirven mucho para conocerte a ti mismo, para bromear sobre los miedos e inquietudes que tienes como persona y como autor, pero por otra lado necesito esas otras más serias, más largas, entre comillas, que me permiten también reflexionar sobre temas que me parecen de interés, ya sea la memoria histórica, mi relación con mi padre o lo que sea. Necesito un poco de las dos cosas.

-¿Es más fácil crear historias cuando hay una fase de documentación?

En cierta forma sí, pero aunque el punto de partida es contar cosas bastante autobiográficas al final y ,sobre todo, con esta última entrega de 'Confesiones' es bastante social. Para ciertos temas sí que necesito también la documentación y como la mayoría de los casos han sido entregas para EPS, que tienes muy poco tiempo, tienes que echar mano de gente que sí que sabe del tema. Sí que ha sido necesario acudir a la documentación en temas muy concretos como hablar con algún amigo que domina mucho el tema y quizás esa es la parte que más me gusta, el de documentarme sobre los temas que más me apetece tratar.

-Con 'Los surcos del azar' usted ganó un gran reputación y reconocimiento, pero no debió de ser fácil aproximarse a un aspecto poco conocido o conseguir esa documentación aunque sea una historia ficticia basada en hecho reales. Hoy, hay incluso exposiciones basadas en su obra (Centro Cultural Eduardo Úrculo, Madrid). ¿Le mereció la pena?

Sí, y sobre todo cuando te llega la ola de retorno porque hacer un cómic suele ser, como muchos otros trabajos, muchos años de dedicación y de soledad. Siempre que estás trabajando tienes una crisis de adónde va lo que estás haciendo, de si vale la pena, pero cuando lo has hecho y te llega la ola de retorno de los lectores es cuando te das cuenta de que vale la pena. Cuando una obra como ésta se alarga tanto en el tiempo te sientes muy bien porque quiere decir que sigue vivo. Es muy frustrante que cuando has tenido un trabajo esté un mes o unas semanas como novedad y pase desapercibido ya y desaparezca. En mi caso, con 'Los surcos del azar' he tenido suerte. También es verdad que cuando ha pasado tanto tiempo te replanteas muchas cosas: 'esto no debería haberlo hecho esto así, ojalá hubiera podido hacer esto, ojalá pudiese meter lo que sé ahora'. Todas esas cosas siempre quedan porque cuando acabas una obra te das cuenta de lo imperfecta que es.

-Esa novela gráfica sobre La Nueve apareció cuando en la realidad es un aspecto olvidado por España y reconocido por Francia. ¿Por qué existe este vacío cultural con esta parte de la historia?

Había un vacío de memoria histórica que de un tiempo a esta parte muchas obras han cubierto... esa necesidad y esa búsqueda de mucha gente de saber más de nuestra historia. Curiosamente, en un país ya desmemoriado en que es muy difícil hacer una película porque necesitas presupuesto y parece que la gente no quiere invertir con lo relacionado con la Guerra Civil y la memoria historica. En la novela parece que todavía se encuentra, el cómic parecía un reducto muy libre para tocar este tema y obras como 'El arte de volar' de Antonio Altarriba (2009) o 'Dr. Uriel' (triología completada en 2017) de Sento y muchas otras han ido cubriendo esa necesidad de saber de los lectores españoles.

-Pero con esos temas no puede librarse de las críticas. ¿Cómo se sintió?

También es verdad que la gente que te lee sabe lo que se va a encontrar, pero sí que es verdad que entre los que no te leen siempre hay críticas, pero críticas que van dentro de un mantra general, que ni tan siquiera se han leído la obra. Esta crítica que todos hemos leído de 'otra obra sobre la Guerra Civil española y franquismo', pero, que en un país desmemoriado como el nuestro que todavía haya gente que critique a la gente que quiere saber me parece un poco triste.

Humor real

-Por otra parte, con tres tebeos en pijama, cada vez tendrá que aguantar más bromas al respecto.

Cada vez estoy menos en pijama porque, como cuento en una de las historias, conforme mejor te van las cosas, entre comillas, más te alejas de lo que quieres hacer, que en el fondo es estar en mi estudio y trabajar en pijama, que es mi sueño y mi objetivo. Pero cuanto mejor te van las cosas más tienes que hacer promoción, viajar a otros países donde tu obra se publica, más entrevsitas das, más colaboraciones de todo tipo y todo se te va alejando de lo que es la vida en pijama.

-¿Nunca le han echado la bronca por esa imagen de ir todo el día en pijama?

Mi novia la verdad es que bastante, porque parece que es vivir con un perdedor estar con alguien que se pasa todo el día en pijama, pero la verdad es que últimamente echo de menos el mundo pijamero.

-¿Cuál es su siguiente proyecto?

Está hecho y está incluso en imprenta. Se llama 'La encrucijada' y es un disco-libro que saldrá para finales de noviembre. Lo sacaremos de una cosa un poco extraña porque es una conversación con un amigo, José Manuel Casanz, el cantante de Seguridad Social. Hablamos de temas que nos interesan: cómo es vivir de contar historias o de hacer canciones, cómo encaja esa necesidad vital de crear con la industria discográfica o con la industria editorial en la que tienes que estar como sujeto a las modas y a los caprichos del sector, cómo se vive cuando las cosas te van bien y cuando no te iban bien y cómo surgen las ideas.

Confesiones de un hombre en pijama

Autor: Paco Roca

Género: Humor. Autobiográfico

Editorial: Astiberri

64 páginas. Color

Cartoné. 22 x 27 cm

Año de publicación: 2017

Colección: Sillón Orejero

Precio: 12.00 €

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos