SAN JUAN DE GAZTELUGATXE YA NO EXISTE

SAN JUAN DE GAZTELUGATXE YA NO EXISTE

Los directores de la séptima temporada de 'Juego de Tronos' convierten el emblemático paisaje vasco en algo mágico e irreal

ÓSCAR B. DE OTÁLORAEl Correo

El primer capítulo de la séptima temporada de 'Juego de Tronos' ha mostrado las esperadas imágenes de la costa vasca convertida en un escenario de la batalla de los Siete Reinos. En el rodaje llevado a cabo en octubre del año pasado por el equipo de la HBO ya se adivinaron algunos momentos clave de lo que sería esta nueva entrega, en especial, en las nuevas relaciones entre los protagonistas. Un enigma más local era adivinar en qué se iban a convertir la playa de Barrika, San Juan de Gaztelugatxe o el flysch de Zumaia, los tres puntos elegidos por la productora para rodar en el País Vasco. En la primera entrega ya se ha visto qué es capaz de crear la magia digital y cómo los directores de arte y efectos especiales son capaces de dotar de magia y épica de unas escaleras de piedra.

En estas imágenes con cortinilla de El Correo se puede ver el cambio que ha hecho la serie en cada uno de los escenarios. (A partir de aquí, spoilers)

Un nuevo castillo

Rocadragón, el último refugio de la casa Targaryen, es el lugar elegido para San Juan de Gaztelugatxe. En la producción de la HBO la ermita desaparece y en su lugar surge, gracias a la tecnología digital, un titánico castillo de piedra gris. El único elemento reconocible es la escalera que conduce al templo en la realidad, así como una pequeña parte de la ladera. Los expertos de la productora han vuelto a utilizar su magia para crear un entorno increíble allí donde solo debería haber cielo y gaviotas.

Las puertas invisibles

Uno de los momentos más épicos de la nueva entrega de 'Juego de Tronos' es el instante en la que la Madre de los Dragones llega al castillo que en el pasado fue el hogar de su familia y del que fue expulsada mediante el asesinato y la violencia. El regreso a casa de una mujer derrotada que ahora es la dueña del mayor ejército de los Siete Reinos está cargado de drama. Los directores han creado de la nada una puerta gigante flanqueada por dos gigantescos dragones de piedra que custodian el acceso a las escaleras de San Juan de Gaztelugatxe. El conjunto final pide música de Wagner.

El camino de retorno

Las escaleras que conducen a la fortaleza de Rocadragón son el elemento más reconocible de San Juan. Los productores de la HBO, para introducir más marcialidad en un capítulo que introduce una trama en la que se vislumbra una gran batalla, hacen que Daenerys esté acompañada por su tropa de Inmaculados y por su séquito en el que figuran desde Tyrion a La Araña. Los dragones de piedra y los reales que sobrevuelan el lugar le otorgan una atmósfera de poder sobrenatural. El flysch de Zumaia también aparece pero de una forma mucho más discreta y sin apenas retoques tecnológicos. Es el marco en el que la Madre de los Dragones retorna a su hogar.

Daenerys, en el flysch de Zumaia convertido en las playas de Rocadragón.
Daenerys, en el flysch de Zumaia convertido en las playas de Rocadragón. / HBO

Fotos

Vídeos