José Manuel Somovilla, un arenero de la plaza de toros de Pamplona con raíces igeanas

SANDA SAINZ IGEA.

José Manuel Somovilla San Emeterio es uno de los siete areneros que trabajan en la plaza de toros Monumental de Pamplona durante la feria de San Fermín. La plantilla del personal de limpieza está formada por setenta personas.

José Manuel tiene raíces igeanas, su madre nació en la localidad riojabajeña. Allí residen familiares suyos y en Calahorra y Arnedo. Además, trabaja en Pamplona para Unión Tostadora (UCC Coffee), cuya sede está en Logroño a donde acude a menudo por motivos laborales.

Estos días ha estado pendiente de lo que ocurre en el ruedo del coso pamplonés. Algo a lo que se dedica desde hace veintiocho años (empezó con diecisiete y ahora tiene cuarenta y cinco) Este cometido le viene de familia porque su padre, que comenzó como matarife y siguió como arenero, estuvo cincuenta y cinco años en la plaza.

En total, este año siete corredores han resultado corneados en los ocho encierros

Su labor consiste, cada mañana, en preparar el ruedo para el encierro. Al terminar se lleva a cabo la limpieza, lo mismo que si hay festival taurino matutino.

En las corridas los areneros se encargan de la limpieza, pasar las escobas, regar la arena y hacer la línea. Salen a rastrillar después de cada toro y al finalizar adecentan todo de nuevo hasta casi las once de la noche, cada jornada. Es un trabajo puntual que realizan del 5 al 14 de julio.

La situación más peligrosa que ha vivido fue en el encierro del 13 de julio del 2013, cuando se formó un montón que taponó la entrada de la plaza. En medio del caos, José Manuel abrió la puerta para dar salida a los toros al ruedo cuando los astados corrían por el callejón, lleno de gente. Un hecho por el que recibió numerosas felicitaciones.

Fotos

Vídeos