Una investigación confirma que Juan Pablo I murió de un infarto

DARÍO MENOR

roma. Se acabaron las teorías de la conspiración: Juan Pablo I murió por un infarto de miocardio que no resultó del todo inesperado, ya que unas horas antes del ataque sufrió un dolor en el pecho que luego desapareció, lo que hizo que no le diera importancia. Eso sostiene el libro 'Papa Luciani. Crónica de una muerte', publicado el martes en Italia, que ha escrito Stefania Falasca, periodista del diario 'Avvenire' y vicepostuladora de la causa de beatificación y canonización de Karol Wojtyla. Ha tenido acceso a información reservada que por primera vez ve la luz, como los documentos médicos y el testimonio de una de las religiosas que atendieron a Albino Luciano, conocido como el 'Papa breve' porque apenas transcurrieron 33 días desde su elección hasta que murió el 28 de septiembre de 1978.

La publicación llega cuando se espera que esta misma semana Jorge Mario Bergoglio suscriba la declaración de la Congregación para las Causas de los Santos en la que se proclaman las 'virtudes heroicas' de Juan Pablo I, el primer paso de cara a una posterior beatificación. «No creo que haya posibles dudas sobre sus virtudes y santidad porque es una figura límpida desde ese punto de vista», sostiene la periodista de 'Avvenire', diario propiedad de la Conferencia Episcopal Italiana. El pasado junio los teólogos que examinaron la causa ya mostraron su conformidad y estos últimos días también expresó su consentimiento por unanimidad el grupo de obispos y cardenales encargados de verificar la causa. A diferencia de otros libros que especulan sobre la muerte de Juan Pablo I, cuenta con el apoyo explícito de la Santa Sede. Queda claro desde el prólogo, firmado por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos