«'Inventario en la mañana' es un punto de inflexión y de reposo en mi poesía»

María José Marrodán, ayer en Ibercaja Portales. :: miguel herreros
/
María José Marrodán, ayer en Ibercaja Portales. :: miguel herreros

La autora riojana presentó ayer su nuevo libro, «un poemario de retazos, historias y vivencias que se han quedado grabados» María José Marrodán Escritora y pedagoga

La escritora y pedagoga riojana María José Marrodán presentó ayer en el Centro Cultural Ibercaja su nuevo poemario, titulado 'Inventario en la mañana' (Ediciones Torremozas). Y lo hizo flanqueada por sus compañeros de viaje literario, Jesús Miguel Alonso Chávarri y Javier Casis, autores de prólogo y epílogo respectivamente.

-¿Cómo maridan los versos de su último libro con algo tan prosaico como un inventario?

-Es un libro de poemas de carácter un poco más interior que otros, un repaso de la vida, de la muerte, de los hijos, de los padres, del amor... Pretende ser como un inventario de sentimientos, de pasiones, aunque la vida no se pueda inventariar literalmente. Es algo muy personal que está dedicado principalmente a mi familia, a mis padres, que por desgracia ya no están, y que recuerdan retazos de la infancia y algunas historias y vivencias que se han quedado grabadas. Es algo que dejas a tus hijos, a tus sobrinos, del sentido de valores como la honradez que han tenido los padres, del honor, de seguir siempre adelante, del amor, de la alegría. 'Inventario en la mañana' es un recuento de la vida cuanto ya te vas apagando.

«En paralelo a la poesía, sigo escribiendo relatos, cuentos y ensayos educativos»«Necesito un poco más de tiempo para escribir una novela, que tengo en ciernes. Ya llegará»

-Pero su literatura no tiene apariencia de apagarse...

-Te apagas en la edad pero no en la esencia. De hecho tengo seis poemarios más, pero he publicado éste porque me parecía el momento más adecuado. Un punto de inflexión de más reposo, hasta aquí ha pasado todo esto y, a partir de ahora, a seguir puliendo lo que tengo escrito y con lo nuevo que va surgiendo.

-Digamos, pues, que este poemario tiene un efecto curativo.

-Para mí, todas las palabras son curativas. Es una forma de descargarte las emociones que, a veces, te llenan demasiado. Tienes que dejarlas salir en forma de río, y eso te alivia un poco.

-¿Qué diferencia encuentra entre 'Inventario en la mañana' y su anterior poemario, 'Por un sutil instante' (Ed. 4 de agosto, 2009)?

-Aunque siempre tengo la costumbre de usar la metáfora, de rizar los finales, este último libro está menos cargado de lenguaje metafórico o de las imágenes literarias que se encadenan. El verso está más limpio, más desnudo de ropajes, aunque nunca puede perder el estilo que como poeta tengo interiorizado, mi sello personal, porque brota así de forma natural. 'Inventario en la mañana' también es más introspectivo, más en primera persona, enfocado a la herida y a la alegría.

Educación, relato, verso...

-Su última publicación fue un libro de relatos titulado 'La sospecha del día' (Huerga & Fierro, 2015) y también tiene en su haber numerosos ensayos sobre educación.

-En paralelo a la poesía, sigo trabajando en libros educativos, en relatos, en cuentos breves. Avanza todo a la vez, se alternan en la salida, en la publicación, pero no se alternan en la forma de hacerlos. Voy trabajando a la vez en lo que va surgiendo, bien por inspiración, como la poesía y los relatos, bien porque estoy desarrollando un proyecto educativo porque es necesario o porque me lo han encargado.

-Y... ¿para cuándo una novela?

-Es cierto que tengo una empezada pero, claro, se necesita un poco más de tiempo y, por desgracia, a diario tengo que atender muchas cosas todavía. Necesito un poco más de reposo para poder profundizar en la novela que tengo muy en ciernes. Voy anotando las ideas según surgen, pero acabar una novela lleva mucho trabajo. Ya llegará.

-En la presentación de ayer estuvo muy bien acompañada por dos veteranos escritores riojanos: Javier Casis y Jesús Miguel Alonso Chávarri.

-Voy de la mano literaria de ellos casi desde que comencé y ahí sigo. Jesús Miguel me ha escrito el prólogo y Javier, el epílogo. También estoy muy agradecida a Santiago Urizarna por la ilustración de la portada y a Marta Porpetta, responsable de la editorial 'Torremozas'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos