Inmenso vacío para llenar un libro

Javier Olasagarre, durante la presentación de su libro en Briones. :: L.R./
Javier Olasagarre, durante la presentación de su libro en Briones. :: L.R.

Javier Olasagarre presenta hoy en el Espacio Santos Ochoa su primera novela, 'Mottainai. Diario de un hombre roto'

DIEGO MARÍN A. LOGROÑO.

Suena el despertador y comienzan las dudas de un nuevo día. Suena el segundo aviso de la alarma y definitivamente arranca un nuevo día, igual que el anterior. El desasosiego, la más anodina cotidianidad, el tedio y la crisis existencial son el tema central de la novela 'Mottainai. Diario de un hombre roto' (Ediciones Emilianenses, 2018) de Javier Olasagarre Ibaibarriaga, nacido en Pamplona hace 32 años pero criado entre Logroño y Briones.

Jugador de fútbol del Náxara hasta el 2012, la literatura no es la única inquietud artística de Javier Olasagarre, quien también toca la guitarra en el grupo musical Volvone, con el que editó el disco '10y25' (2015). Hoy presenta su primer libro a partir de las 19.30 horas en el Espacio Santos Ochoa de Logroño, el 16 de marzo lo hará en la Librería Caprichos de Calahorra y el día 23, en Nájera. 'Mottainai' es un ejercicio narrativo que describe minuciosamente la vida de una persona, desde las 7 de la mañana hasta la medianoche. «El libro está escrito como un intento de situar las contradicciones y conflictos de la realidad contemporánea, no está construido para llegar a conclusiones sino para animar al pensamiento propio y a provocar la acción del individuo que lo lee», explica Javier Olasagarre, quien añade: «Lo que se ha querido transmitir con el libro es ese desencanto con la vida en la sociedad actual; esa hipocondría; ese viaje permanente a la nada, e invitar a una reflexión profunda tras empatizar (en mayor o menor medida) con el protagonista».

Desde el principio tuvo clara la estructura, puesto que capitula la novela en base a las franjas horarias: «El libro nace y crece con dicha estructura, es algo que obligatoriamente va de la mano. Es una disposición atractiva para establecer los capítulos y para indagar en todos los aspectos y rutinas del protagonista, desde los más ínfimos a los más destacables, de esta forma conseguimos acercar mucho más al personaje con el lector». Si esas sensaciones de cansancio, hastío, hartazgo con la vida podrían resultar poco atractivas para el lector, el autor contrapone que «son sensaciones y emociones que no son fáciles de leer ni de reconocer, sobre todo cuando te tocan de cerca; no obstante, ahí creo que es donde reside parte de su atractivo», advierte Olasagarre, quien considera su novela como «un libro visceral, valiente y arriesgado», lo que debería enganchar al lector, «aunque la sensación del trayecto sea agridulce».

El título, 'Mottainai', «es un concepto de origen japonés que hace referencia a un sentimiento de inmenso vacío y pesar ante el uso inapropiado de un recurso de gran valor como el tiempo». «Considero prácticamente obligatorio ese punto de sinceridad y de transparencia en el autor para que sea un libro que llegue al lector», sentencia Olasagarre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos