Implantan a una calahorrana electrodos en el cerebro para tratar un trastorno genético

Edificio de hospitalización del centro. :: hospital sant joan de déu/
Edificio de hospitalización del centro. :: hospital sant joan de déu

La operación se ha llevado a cabo en el hospital barcelonés Sant Joan de Déu y se basa en la estimulación cerebral con impulsos eléctricos

LA RIOJA LOGROÑO.

Un equipo de neurólogos y neurocirujanos del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona ha implantado electrodos en el cerebro a una adolescente afectada por una enfermedad genética rara de trastorno del movimiento que le causaba fuertes e inesperadas sacudidas en el cuerpo.

La joven, de 15 años y residente en Calahorra, padecía desde la infancia una enfermedad llamada Mioclonus Distonia, que la incapacitaba para desarrollar actividades de su vida cotidiana como escribir, comer, manipular objetos o tocar la guitarra, han informado fuentes del centro hospitalario en un comunicado.

Según recoge la agencia Efe, los especialistas del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, que es uno de los Centros, Servicios y Unidades de Referencia del Sistema Nacional de Salud (CSUR) para el tratamiento de enfermedades raras que generan trastornos del movimiento en la infancia, aplicaron a la joven dos electrodos en el cerebro para modular las descargas neuronales y evitar el trastorno de movimiento que presenta por la enfermedad.

Como consecuencia de la enfermedad que padecía, la joven sufría fuertes y repentinas sacudidas principalmente en los brazos, que hacían que no pudiera comer sola, escribir correctamente, usar el móvil o realizar otras actividades de la vida diaria.

Los electrodos implantados en el cerebro de la niña, en concreto en el globo pálido interno, sirven para estimular esta zona y modular las descargas neuronales que causan el trastorno de movimiento.

En la intervención, los cirujanos utilizan un robot de última generación que permite implantar los electrodos en el cerebro con un alto grado de precisión, han explicado las fuentes hospitalarias, que han añadido que estos electrodos aplican unos impulsos eléctricos gracias a un generador que los neurocirujanos implantan en el abdomen de la niña. La estimulación cerebral profunda es una de las opciones terapéuticas más efectivas a largo plazo para evitar la aparición de sacudidas y tratar este trastorno de movimiento, según las mismas fuentes. Hasta ahora, en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona han sido operados mediante esta técnica un total de siete niños afectados por distonía, dos de ellos con Mioclonus Distonia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos