Los hombres más jóvenes comienzan a meterse en la cocina

Aumentan los varones que hacen la compra y la comida, pero aún son responsabilidad de las mujeres en dos tercios de las casas

A. TORICES

madrid. Cada vez son más los hombres que se encargan de realizar la compra familiar y, sobre todo, de preparar la comida; tareas que, no obstante, siguen recayendo en España de forma abrumadora en las mujeres, en concreto en las dos terceras partes de las ocasiones. Son algunas de las conclusiones del segundo informe 'Alimentación, Sociedad y Decisión Alimentaria', elaborado por Fundación Mapfre y la Universidad CEU San Pablo.

Los varones que dicen ser los responsables habituales de comprar los alimentos de la casa alcanzan en este estudio el 33%, tres puntos más que hace dos años, mientras que las mujeres que declaran ser las encargadas de la tarea representan el 62,9%.

La suave rebaja de las prácticas machistas también se percibe en la cocina. Desde 2015 aumentaron en cinco puntos, hasta el 57%, los hombres que dicen saber cocinar, aun así, muy lejos del 85% de las mujeres. Pero donde más se nota la diferencia entre ambos estudios es en la cantidad de hombres que no solo saben cocinar, sino que dicen preparar habitualmente la comida en casa. Son el 33%, seis puntos más que hace dos años. Las mujeres, pese a todo, con un 67%, son todavía las cocineras de las familias. El cambio de tendencia viene marcado claramente por los jóvenes. Si se mira al grupo de 18 a 30 años, hacen la comida el 25,4% de ellas y el 21,8% de ellos.

El informe también deja claro que la recuperación económica no se ha trasladado a la cesta de la compra y que la mayoría de familias pasa apuros bastante similares a los de la crisis. Como leves síntomas de mejora está la mínima subida de los que gastan al mes en comida entre 150 y 450 euros, que es el caso del 70% de los españoles, un mayor consumo de productos frescos, y el mayor tiempo (unos ocho minutos semanales) que invierten en las compras.

Sin embargo, las estrategias para apretarse el cinturón siguen intactas. Los que compran marcas blancas (53%) y los productos de menor precio (45,8%), o lo que redujeron las adquisiciones de carne y pescado (18%), solo han mejorado un punto en dos años. Los que salen menos a comer fuera de casa (44%) y los que han recortado de copas y aperitivos en la calle (entre el 20% y el 27%) son exactamente los mismos. Y lo que es peor, los que se saltan una comida al día (7,7%) y los que acuden a programas de ayuda alimentaria (4,6%) han aumentado en un punto y medio, mientras que los que se llevan la comida de casa al trabajo (27,7%) han aumentado dos puntos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos