Un hombre asesina a su mujer delante de sus tres hijos en Guadalajara

Arancha había cumplido 37 años hace menos de una semana y nunca había denunciado antes a su asesino, que intentó suicidarse, por maltrato

J. V. MUÑOZ / D. ROLDÁN TOLEDO / MADRID.

Solo un día después de que las administraciones -Gobierno, comunidades y ayuntamientos- cerraran los últimos flecos del pacto de Estado contra la Violencia de Género, esta lacra se cobró una nueva vida. La número 48 en este 2017 que termina. En esta ocasión, la tragedia se situó en Azuqueca de Henares (Guadalajara), en el número 21 de la calle San Miguel. A primera hora de ayer, casi amaneciendo, Jesús M. G. R., de 40 años, degolló a Arancha F. B., de 37 años en el domicilio familiar. Después intentó quitarse la vida con el mismo cuchillo con el que había degollado a su mujer, que el pasado sábado 23 de diciembre había celebrado su cumpleaños.

El apuñalamiento tuvo lugar en presencia de los tres hijos menores de la víctima. Dos de ellos, de 12 y 10 años, fruto de una anterior relación sentimental, y otro de apenas año y medio de edad, hijo común de ambos. Los dos mayores fueron los que avisaron a una vecina de lo sucedido, que alertó de inmediato a las fuerzas de seguridad del Estado. Los agentes encontraron minutos más tarde tanto el cadáver de la mujer como el cuerpo herido del hombre, que intentó quitarse la vida clavándose el cuchillo en el cuello y el tórax, heridas por las que fue tratado en el servicio de Urgencias del Hospital Universitario de Guadalajara donde ingresó en estado grave; ahora se encuentra estable y bajo la custodia de la Guardia Civil. Los tres hijos de la víctima comenzaron a recibir ayuda psicológica por parte de profesionales del grupo de intervención de Cruz Roja especializado en asistencia a menores.

Según vecinos de la víctima, Arancha y Jesús convivían en el piso de la calle de San Miguel desde hace unos cinco años y minutos antes del suceso se había escuchado una fuerte discusión entre ambos. Llevaban una vida aparentemente tranquila y feliz y Arancha, que era la presidenta de la comunidad de vecinos del inmueble, tenía un carácter «alegre y dicharachero».

La víctima no había acudido a los servicios de atención e información del Instituto de la Mujer ni había interpuesto denuncia alguna contra Jesús por malos tratos, según la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha. Con el asesinato de Arancha ya son 48 las mujeres que han sido asesinadas a manos de sus exparejas o parejas. Además, según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, hay otros cuatro feminicidos en estudio ocurridos en Benicássim (Castellón), Mogán (Las Palmas), La Llagosta (Barcelona), y Redondela (Pontevedra). En su mayoría (quince mujeres), las víctimas tenían entre 31 y 40 años: once se situaban entre los el grupo más numeroso (16 mujeres) tenía entre 21 y 40 años de edad, y once de 41 a 50 años.

Además, ocho pequeños menores de edad han sido asesinados a lo largo de este año, la cifra más alta desde 2013, cuando comenzó a computarse a los hijos de los feminicidos como víctimas de violencia de género. En estos cinco años, han muerto asesinados 23 menores. Además, 27 niños se quedaron sin madre a lo largo de este año, uno más que en 2016.

El delegado del Gobierno en la comunidad, José Julián Gregorio, señaló, antes de guardar un minuto de silencio al mediodía de ayer, que se está investigando el pasado de Jesús cuando residía en Madrid ya que en 2007 pudo estar relacionado con un caso de violencia machista con otra mujer. También se guardó un minuto de silencio ante el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares cuyo alcalde, José Luis Blanco, declaró sentirse «consternado, abatido, desolado y roto de dolor» por lo sucedido y decretó tres días de luto oficial.

A esta concentración acudió la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, que subrayó «la necesidad de erradicar el machismo porque la violencia de género no es un acto espontáneo o circunstancial sino que se sustenta en el machismo estructural existente en nuestra sociedad y que legitimamos de múltiples maneras». También defendió la adopción de medidas en el ámbito educativo «para ayudar a nuestros niños y niñas en el respeto a la diversidad, la igualdad y la diferencia».189 menores han perdido a su madre por culpa de la violencia machista desde 2013, cuando comenzaron a recogerse datos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos