¿Y si Hitler no se suicidó y huyó a Argentina?

El periodista Wayne Jamison publica 'La sombra del Führer', una novela en la que cuestiona la muerte del líder nazi

VÍCTOR NÚÑEZ JAIME

madrid. Muchas veces, una novela es el resultado de una serie de suposiciones. El autor retoma «un hecho oficial», y los personajes implicados en él, para luego imaginar algunas variantes que propicien un desenlace distinto, siempre posible y verosímil. Eso fue lo que hizo el periodista Wayne Jamison con 'La sombra del Führer' (Círculo Rojo), donde cuestiona la muerte del líder nazi Adolf Hitler.

Cuentan los libros de historia que el político y militar alemán se suicidó en el búnker de la Cancillería de Berlín el 30 de abril de 1945. Basado en varios informes poco citados por los historiadores, Jamison duda de que así haya sido y especula sobre la posible huida del führer a Argentina. En la trama se mezclan realidad y ficción, así como pasado y presente, pues las acciones en torno a Hitler se cruzan con la investigación de un suceso actual, en el que intervienen un periodista, un alto cargo del Vaticano y una profesora, dispuestos a averiguar por qué han matado a un amigo común. Y para llegar a la verdad atraviesan por una serie de circunstancias extrañas desarrolladas en lugares como Jerez, Cádiz, Roma o Bariloche.

«La primera base del libro es histórica y me sirve para poner sobre la mesa una serie de argumentos e informaciones que cuestionan la versión oficial sobre la muerte de Hitler y también para 'jugar' a imaginar lo que pudo ser de él y sus más allegados si de verdad hubiesen huido a Argentina. Y la segunda es la que incluye acción, aventura, amor e intriga», explica el autor, que ha publicado esta novela gracias a la autoedición. «Así me ha sido posible mantener la totalidad de los derechos y contar con la capacidad de distribución que ofrece Círculo Rojo», agrega este escritor, hijo de un estadounidense y una española.

Después de documentarse, Jamison se planteó escribir un ensayo o un reportaje de largo aliento, pero al final optó utilizar el elemento histórico para construir una conspiración ficticia. «Hay cosas escritas al respecto, pero quizá demasiado dispersas. Yo he pretendido poner sobre la mesa esos argumentos, todos contrastados, para preguntarse si la versión oficial es cierta. Lo que está claro es que la fuga de Hitler sí fue posible. Me refiero a 'técnicamente' posible. El führer pudo haber huido sin demasiados problemas; otra cosa es que lo hiciese o no», especifica el exredactor de diarios como 'La Voz de Cádiz' y 'La Gaceta de Salamanca.'

Pero cuestionar la muerte del líder nazi no es una tarea que se pueda hacer a la ligera. Hay, según él, varios motivos que le sirven como fundamento: «Informes del FBI que advertían que Hitler podía estar preparando un refugio en Argentina. El líder soviético Joseph Stalin señaló que Hitler habría huido a Argentina o a España. Nunca se encontró el cuerpo de Hitler ni el de su amada Eva Braun. Alemania no dio por muerto legalmente a Hitler hasta 1956. La huida de la Cancillería de Berlín era técnicamente posible horas antes de su supuesto suicidio. Submarinos con jerarcas nazis alcanzaron las costas argentinas en el verano de 1945. ¿Por qué no podía estar Hitler en alguno de ellos?».

Fotos

Vídeos