Un herido grave... en las vaquillas

Los toros de la ganadería gaditana confirmaron su fama de veloces. :: efe
Los toros de la ganadería gaditana confirmaron su fama de veloces. :: efe

Un ciudadano japonés resultó con traumatismo craneal grave en el festejo posterior que se celebra en la plaza de toros La ganadería Fuente Ymbro, de gran nobleza, protagonizó un encierro rápido

AGENCIAS PAMPLONA.

La ganadería gaditana de Fuente Ymbro confirmó ayer su fama de veloz y noble en el cuarto encierro de los sanfermines, el más rápido y con menos heridos hasta el momento, aunque las vaquillas dejaron un herido grave en la plaza de toros. La nobleza de los de Fuente Ymbro se constató al comprobar que el único herido grave de la jornada se registró en la suelta popular de vaquillas que tiene lugar en la plaza tras el encierro, espectáculo en el que resultó con traumatismo craneal grave un ciudadano japonés.

Minutos antes del encierro se recordó al joven madrileño Daniel Jimeno en el octavo aniversario de su muerte, ocurrida cuando Capuchino, un toro de Jandilla, le clavó en el tramo de Telefónica un asta en el cuello que desangró al corredor. Terminado el acto de homenaje al último mozo fallecido en un encierro, los toros de Fuente Ymbro protagonizaron la cuarta carrera, que compeltaron en 2 minutos y 17 segundos sin que la velocidad supusiera un peligro añadido, ya que los animales apenas se fijaron en los corredores.

Aunque el gran ritmo que llevó la manada sí que provocó caídas e incluso que algunos mozos pudieran retirarse de las astas antes de que sus ropas se engancharan en ellas, al terminar el encierro solo dos personas fueron trasladadas al Complejo Hospitalario de Navarra y ambas con lesiones leves. Se trata de dos jóvenes de Madrid y Castellón, de 30 y 32 años, que resultaron heridos en la calle Estafeta y el final del tramo de Telefónica.

Una vez atendidos, el primero fue dado de alta, y solo tres corredores quedaban ingresados en centros sanitarios de los veinte atendidos en el Complejo Hospitalario tras los cuatro encierros celebrados, un norteamericano y un navarro, que evolucionan favorablemente, y el madrileño, que no se descartaba que recibiera ayer mismo el alta.

A estos ingresados hay que sumar al banderillero Pablo Saugar, operado tras la cornada que el domingo recibió en el vientre, y el japonés herido por la vaquilla, ambos en estado grave.

Más

Fotos

Vídeos