«Me gusta moverme en la frontera entre realidad y ficción»

Cristina López Barrio. :: m. yllera/
Cristina López Barrio. :: m. yllera

Cristina López Barrio Escritora

J.S. LOGROÑO.

Cristina López Barrio (Madrid, 1970), finalista del Planeta, presenta hoy, junto a Javier Sierra, su novela 'Niebla en Tánger'. Se dio a conocer con 'El hombre que se mareaba con la rotación de la Tierra' y obtuvo éxito internacional con 'La casa de los amores imposibles'. Ahora se inspira en Julio Cortázar y el realismo mágico con una novela metaliteraria. Su protagonista se enamora de un hombre misterioso que, al parecer, desapareció hace 64 años. El nexo entre ellos: la novela que él tenía sobre su mesilla de noche.

-Acérquenos a 'Niebla en Tánger'.

-Es el viaje de una heroína que sale de su mundo rutinario con un detonante que es un amante fugaz del que descubre que en realidad es el personaje de una novela. Es un viaje a ese paraíso exótico que es Tánger, pero también un viaje en busca de sí misma. Tendrá que descender a los infiernos y pasar muchas pruebas hasta llegar al final y descubrir que ya no es la misma persona. Y que lo importante no es lo que te espera al final, lo importante es el camino.

-¿Usted ya hizo ese viaje?

-Yo creo que todos hacemos ese viaje alguna vez a lo largo de nuestra vida para enfrentarnos a nuestros miedos y a los límites con que nos han educado. Es un viaje necesario.

-Para mezclar realidad y ficción se ha inspirado en Cortázar. ¿Qué busca usted en el realismo mágico?

-Persigo hacer un homenaje a las historias y la propia escritura, a la creación literaria. Al igual que Cortázar, a mí me gusta moverme en esa línea fronteriza entre realidad y ficción.

-También plantea un juego metaliterario con una novela dentro de su novela.

-Todos somos contadores de historia y todos aprendemos el mundo a través de ellas. Ese juego literario es un reto para el lector y para resolver una trama policiaca.

-¿Por qué Tánger? ¿No es un destino demasiado recurrente?

-Tánger es casi un género literario, sí. Pero surgió así; casi se cruzó en la historia y se hizo necesaria. Es una ciudad muy sensorial; hay que vivirla para conocerla bien. Para nosotros tiene la llamada de lo exótico; es casi mágica y está llena de misterios. Y a mí me fue envolviendo como el lugar idóneo para desarrollar la trama de la novela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos