«Me gusta jugar, aunque debería jugar más»

E.E. LOGROÑO.

Además de al papel, Antonia Santolaya traslada sus dibujos a la tela, chapas e incluso a muñecos de plastilina. Cualquier soporte es válido para esta autora a la que le gusta jugar, «aunque creo que debería jugar más», confiesa.

Un juego, el de la ilustración, que como todo arte tiene mucho de autobiográfico. Ahora bien, «depende del artista cómo se van a decir las cosas», apunta.

Tras licenciarse en Bellas Artes en la especialidad de pintura y probar durante unos años en disciplinas como la escultura, la pintura y el grabado, Santolaya se centró definitivamente en la ilustración en el 2000. Fue el año en el que recibió el Premio Apel-les Mestre por el cuento 'Las damas de la luz', ilustrado por ella y escrito por su hermana Dori Santolaya.

Desde entonces desarrolla su trabajo fuera de La Rioja, aunque este último año se ha reconciliado con su tierra tras participar en dos exposiciones colectivas en Logroño: en febrero intervino en la muestra 'Una rosa amarilla' en la sala Amós Salvador junto a otras cinco mujeres artistas y en mayo, en la exposición 'La Rioja en un cuaderno' programada en el Museo de La Rioja.

Fotos

Vídeos