El Gobierno subirá 100 euros las becas para los alumnos con menos recursos

Celaá se compromete a pactar con la comunidad educativa un nuevo modelo de ayudas al estudio más equitativo para el curso 2019-2020

ALFONSO TORICES MADRID.

El decreto de becas para el próximo curso que el Consejo de Ministros aprobará a lo largo de este mes contemplará una subida de 100 euros en las ayudas que recibirán los estudiantes con menos recursos, según el borrador presentado ayer por el Ministerio de Educación ante el Consejo Escolar del Estado y la Conferencia General de Política Universitaria.

La llamada cuantía fija de la beca, que pasará de 1.500 euros a 1.600 si el decreto se aprueba en los mismos términos que el borrador, la podrán obtener los alumnos de Bachillerato y FP con una nota mínima de 5,5 cuyas familias estén en el escalón más bajo de ingresos y los universitarios del mismo tramo de rentas que cuenten al menos con un 6,5 de nota media. Tendrán derecho a esta ayuda si, además de cumplir los criterios académicos, son alumnos con ingresos anuales inferiores a 11.143 euros (en el caso de familias de tres miembros) o de 14.613 euros (si son cuatro miembros), por ejemplo.

El Ministerio de Educación calcula en unos 250.000 los estudiantes que están incluidos en el umbral más bajo de renta, que son en principio quienes pueden verse beneficiados el próximo curso por la subida de la cuantía fija siempre que cumplan el requisito académico

Este es el único cambio que tiene previsto introducir el Gobierno de Pedro Sánchez en el sistema de becas generales de cara al próximo curso. Las otras dos novedades que incorporarán las ayudas al estudio que el Estado concederá a partir de septiembre ya las incluyó el anterior ministro, Íñigo Méndez de Vigo, en el borrador de decreto que dio a conocer en mayo pasado, antes de que triunfase la moción de censura que supuso su cese y el de todo el Ejecutivo, cambios que el departamento ahora dirigido por Isabel Celaá ha decidido mantener.

Así, el segundo cambio que traerá el decreto es que la nota exigida para lograr una beca que convierta en gratuita la matrícula para los estudiantes de primer curso de los grados universitarios se reducirá del 5,5 que impuso el PP en 2012 al 5. En cualquier caso, para optar a esta beca de matrícula debe tratarse de estudiantes con unos ingresos anuales inferiores a 40.796 euros (para familias de cuatro miembros). El ministerio estima los beneficiados por la modificación en unos 10.000 recién llegados a la universidad.

Cambios mínimos

El tercer cambio ya previsto por Méndez de Vigo que incluirá el decreto es que el sistema de becas premiará el esfuerzo de los alumnos excelentes, por lo que los estudiantes de Bachiller, FP de tipo medio y superior o de grados universitarios que tengan más de un ocho de nota media y que cumplan con los criterios de renta familiar exigidos recibirán por primera vez un aumento de la ayuda fija.

Las cantidades que cobrarán están aún por determinar, pero estarán por debajo de los entre 125 y 200 euros inicialmente previstos, pues la mitad de los 20 millones presupuestados por el Gobierno del PP para esta novedad se destinarán ahora a sufragar el aumento de los 100 euros para las rentas bajas.

El Ministerio reconoce que los cambios que ha introducido en el decreto de becas del PP son mínimos, pero lo justifica en que no tiene margen de maniobra. Cuenta, recuerdan, con un presupuesto ya cerrado para sufragar las ayudas y no tiene tiempo para ponerse a modificar todo el modelo porque no podría dictar el decreto a lo largo de este mes y retrasaría la convocatoria de becas del próximo curso. La ministra Celaá, no obstante, se ha comprometido a abrir en septiembre una negociación con los representantes de la comunidad educativa para modificar sustancialmente el sistema de becas de cara al curso 2019-2020 y hacerlo más equitativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos