El Gobierno prepara un plan para impulsar la innovación en el turismo

Un grupo de turistas descansa en una terraza de Bilbao. :: ignacio pérez/
Un grupo de turistas descansa en una terraza de Bilbao. :: ignacio pérez

El uso de tecnologías como el 'big data' será clave para la sostenibilidad del sector español con más pujanza

ARANTXA HERRANZ

madrid. España siempre ha tenido en el turismo uno de sus principales motores económicos. Según los datos del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, casi el 15% del Producto Interior Bruto (PIB) español durante 2017 tuvo su origen en este sector. Un dato que supone un crecimiento del 5,7% con respecto al año anterior, lo que también demuestra que el sector goza de muy buena salud.

De cara a que en el futuro España siga siendo uno de los países que más visitas recibe (ahora mismo es el segundo, empatado con Estados Unidos y solo por detrás de Francia, según la Organización Mundial del Turismo), el Gobierno quiere que, además de por la calidad, seamos reconocidos por ser un destino turístico inteligente.

Según explicó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante la celebración del II Congreso de Destinos Inteligentes, el Ejecutivo va a impulsar la creación de una Estrategia Nacional de Destinos Turísticos Inteligentes.

Fuentes del Ministerio no ofrecieron detalles del proyecto, porque aún se está perfilando, pero el objetivo es buscar nuevos mecanismos para impulsar la innovación en el sector turístico español. Para ello, se quiere fomentar el despliegue y desarrollo de diversas tecnologías, como el 'big data'. El reto es que utilizando estas herramientas se pueda facilitar la reconversión de todos los destinos y que estos acaben cumpliendo con los requisitos de accesibilidad, innovación, tecnología y sostenibilidad. Aspectos que tanto el Gobierno como la OMT consideran que distinguen aquellos destinos turísticos inteligentes de los que no lo son. Esta sostenibilidad se entiende tanto a nivel medioambiental como social y económico, de manera que las personas que residen en estos núcleos turísticos obtengan también más beneficios.

Distintivo nacional

Al igual que se otorgan banderas azules como reconocimiento a la calidad de las playas, el Ejecutivo está promoviendo, desde hace años, la distinción de determinados municipios como destinos inteligentes. Los primeros que contarán con esta consideración que les reconoce su oferta innovadora son Marbella, Las Palmas de Gran Canaria, Villajoyosa, Castelldefels y Palma de Mallorca. Todos ellos forman parte del programa piloto puesto en marcha e impulsado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Entre las acciones llevadas a cabo dentro de los programas piloto se incluye la elaboración de aplicaciones móviles o el Sistema de Inteligencia Turística, un proyecto de Badajoz-Elvas. Este programa incluye los trabajos realizados en sensorización, el transporte de datos y la gestión inteligente de la información, que convierten al territorio en inteligente. A ello se suman los informes, diagnósticos y elaboración de planes de acciones realizados en Villajoyosa, Castelldefels, Palma de Mallorca, Marbella, Región de Murcia y Las Palmas de Gran Canaria.

Pero además de estos proyectos piloto, y con el reto de ampliar el número de destinos inteligentes, el plan nacional recientemente anunciado quiere promover el intercambio de información y buenas prácticas entre los más de 20 enclaves con los que el Ministerio está trabajando. Así, se pondrán en común los retos y las soluciones planteadas, lo que servirá para que, en el futuro, la transición de todo el turismo nacional hacia este modelo inteligente sea más sencillo y rápido.

Sacar partido de los datos

Según declaraba la ministra en estas jornadas, España es líder en el empleo de tecnologías como el 'big data' aplicadas al turismo, pero se quiere sacar aún más partido de todo ese volumen de información, incluso en tiempo real.

De esta forma, el reto es que, gracias al tratamiento de todos estos grandes volúmenes de información, los destinos puedan afrontar mejor aspectos como la estacionalidad de los visitantes. También se quiere mejorar el conocimiento de todos estos datos, de forma instantánea, con el fin de prever las necesidades y situaciones y poder responder con más eficacia y acierto, de cara a enriquecer la experiencia de los turistas. El objetivo último sería poder conocer a los visitantes de un destino antes incluso de su llegada, para poder adaptar la oferta a sus necesidades siempre cambiantes.

Hablando de datos y cifras, la ministra considera que las cifras no deben ser el único motor de las políticas turísticas. De hecho, para Reyes Maroto, también es necesario diversificar el tipo de turismo que se busca y fomentar distintas gamas de productos turísticos, con el fin de dar una respuesta más amplia a las personas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos