Gobierno y comunidades regularán la reventa de entradas por internet

Íñigo Méndez de Vigo, durante la Conferencia Sectorial de Cultura. / J. J. Guillén (Efe)

Las administraciones recogen la petición de artistas como Alejandro Sanz y estudiarán si multan a las plataformas que bloquean los tickets

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

El Ministerio de Cultura y las comunidades autónomas, representadas por sus consejeros, acordaron ayer en la Conferencia Sectorial del ramo dar los primeros pasos para luchar contra la reventa de entradas por internet. No cerraron ninguna medida concreta ni se pusieron plazos, pero sí se comprometieron a luchar contra una práctica que cada día mueve más dinero, de una manera no siempre clara, y que causa problemas a los usuarios que desean acudir a un espectáculo público.

El primero en dar la voz de alarma sobre el fenómeno de la reventa fue Alejandro Sanz. El cantante descubrió que las entradas para sus conciertos multiplicaban su precio de salida cuando caían en determinadas webs y anunció en febrero que ponía en marcha una 'alianza antirreventa' contra las plataformas digitales que revendían los tickets.

Sanz pidió a las administraciones públicas que tomaran cartas en el asunto, y a su reclamación se sumaron otros artistas como Joaquín Sabina, que vio que la plataforma Viagogo había vendido, por seis veces su valor, entradas para conciertos suyos que no habían sido todavía ni programados. Entre los internacionales, Bruce Springsteen o Ed Sheeran también han puesto el grito en el cielo. Ahora, el Ministerio y las Comunidades Autonómas recogen el guante, aunque se dan un tiempo antes de llevar sus intenciones al papel legislativo.

La Conferencia Sectorial elaboró ayer unas recomendaciones de «buenas prácticas», como el diálogo entre administraciones para comenzar a elaborar medidas normativas y ejecutivas «que resulten necesarias para frenar los efectos negativas de la reventa y tutelar los intereses públicos afectados», «trabajar en la definición de estas medidas en colaboración con todos los sectores interesados» y «realizar consultas públicas o estudios específicos» que permitan evaluar la dimensión del fenómeno y su posible impacto.

«La reventa de entradas online es un tema del que todos somos conscientes. La revolución tecnológica va muy por delante de la legislación y por eso es bueno ser conscientes de esa necesidad de regularla, porque es un obstáculo para que la gente pueda acceder. Pero plantea cuestiones jurídicas que no son fáciles de responder», dijo Méndez de Vigo tras la reunión de la Conferencia Sectorial.

El plan no tiene plazo de ejecución porque, según el ministro, debe consensuarse con otros departamentos ministeriales, como la Secretaría de Estado de Agenda Digital o los ministerios de Justicia y Sanidad, departamentos que previamente ya han participado en una comisión de estudios.

Sin embargo, el modelo en el que quiere fijarse el Ministerio de Cultura es Cantabria. El Gobierno reginal de esta comunidad ha sido pionero a la hora de elaborar una ley que considera falta grave la reventa de entradas masiva y con carácter lucrativo, una actividad para la que contempla multas de entre 601 y 30.000 euros y que el ministro considera que «cuida al usuario».

La directora general de Cultura de Cantabria, Marina Bolado, explicó que desde la puesta en marcha de esta ley «las entradas deben tener registrado el número de personas que tiene el aforo donde se va a realizar el espectáculo, al igual que los precios». También deben especificar a qué hora es el evento, quién lo organiza y dónde hay que dirigirse en caso de cancelación.

«La reventa masiva de entradas por internet es una estafa a los fans. Las plataformas les hacen creer que comprar entradas en sus páginas webs es 100% legal y seguro, pero eso es mentira», escribió Alejandro Sanz. Los portales que denuncia el artista utilizan robots que bloquean las entradas que salen a la venta y después solo se pueden adquirir en la reventa digital a precios mucho más altos.

Fotos

Vídeos