El Gobierno aprueba la fusión del Teatro Real y el de la Zarzuela

El Teatro Real./Efe
El Teatro Real. / Efe

El ministro de Cultura asegura que «potenciará la lírica, mejorará su salud y ampliará su público». Garantiza las condiciones «laborales y salariales» de los trabajadores de ambas instituciones

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

La contestada fusión administrativa del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela es un hecho, tras la aprobación por el Consejo de Ministros del real decreto que la hace posible. La unión de ambas instituciones en una nueva Fudación de Servicio Público (FSP) «potenciará la lírica, mejorará su salud y ampliará su público», según el ministro y portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo. La Fundación del Teatro Real pasa a denominarse Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela y garantiza, según el Gobierno, «las condiciones laborables y salariares» de los trabajadores de ambos teatros.

La integración persigue «crear una institución de referencia nacional e internacional en el ámbito de la lírica», que «potencie de manera particular la Zarzuela como género lírico español». Una colaboración «ilusionante» para Gregorio Marañón, presidente del patronato del Teatro Real, y que despeja, a su juicio «las preocupaciones que algunos han manifestado». Antes de la aprobación los trabajadores del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música) convocaron paros durante todo el mes de abril contra la fusión que ha afectado a una docena de espectáculos y contra la que se ha pronunciado voces como Ainhoa Arteta, Teresa Berganza, Pier Luigi Pizzi, Ana Belén o José Antonio Campos Borrego.

Asegura el Gobierno que «sumar las fortalezas» de las dos instituciones «constituye una oportunidad de impulso integral de las artes líricas, coreográficas y musicales». El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte velará por el cumplimiento del real decreto que mantiene «los mismos derechos y obligaciones» para el hasta ahora personal funcionario o laboral en el Teatro de la Zarzuela, que dependía del INAEM y pasa a ser personal de la nueva Fundación.

El decreto refleja las obligaciones de la Fundación para «promover, proteger e impulsar» la zarzuela. Obliga a «mantener el número de títulos y representaciones de zarzuela» en la media de las tres últimas temporadas y a desarrollar la temporada de zarzuela «simultáneamente al resto de las actividades programadas» y «atendiendo a los periodos actuales de afluencia de público».

Deberá también promover «la presencia de artistas españoles en los elencos de las zarzuelas», «mantener la política general de precios» y «el nivel de financiación actualmente destinado a la programación de zarzuelas, promoviendo su progresivo incremento».

El Teatro de la Zarzuela será «el escenario estable» de la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España», y se obliga a mantener la programación a los ciclos formativos para las temporadas 2017/2018, 2018/2019 y 2019/2020. El titular de la dirección del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, se incorpora a la plantilla de la Fundación, «manteniendo las condiciones contractuales de su régimen especial de alta dirección».

La norma entrará en vigor cuando lo haga la próxima Ley de Presupuestos Generales del Estado, que «habilitará las previsiones presupuestarias» y permitirá «adoptan las disposiciones necesarias para la unión en esta fundación del Teatro de la Zarzuela y el Teatro Real».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos