La Fundación BBVA premia a James Allison, el gran impulsor de la inmunoterapia

Á. SOTO MADRID.

La inmunoterapia, potenciar la capacidad del sistema de defensa del organismo para combatir y eliminar las células cancerosas, se ha convertido en la gran esperanza para la lucha contra esta enfermedad. El gran impulsor de esta técnica es el inmunólogo norteamericano James P. Allison (Texas, Estados Unidos, 1948), que fue galardonado ayer con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina.

Allison fue el primero en demostrar que la inmunoterapia puede tratar el cáncer de una forma efectiva, abriendo una puerta al desarrollo de vías que «han proporcionado beneficios clínicos a muchos pacientes» y «han estimulado el desarrollo de toda una nueva clase de fármacos», según destaca el acta del jurado.

Gracias a las investigaciones de Allison, la Agencia del Medicamento de Estados Unidos (la FDA) aprobó en 2011 un primer fármaco oncológico basado en la activación del sistema inmune. Estaba enfocado a luchar contra el melanoma metastásico, y demostró una gran efectividad, con tasas de supervivencia de hasta 10 años en el 20% de los pacientes. Este tratamiento se llamó ipilimumab y representó «un cambio total de paradigma» respecto al modo en que antes se trataba el cáncer, según explicó Lélia Delamarre, jefa de grupo en el Departamento de Inmunología del Cáncer de Genentech y vocal del jurado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos