QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE

QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE

ANTON MERIKAETXEBARRIA

El abigarrado argumento del Episodio VIII de 'Star Wars: Los últimos Jedi' da comienzo justo donde termina 'El despertar de la fuerza'. Con lo cual continúa no solo el sempiterno enfrentamiento entre la luz y el lado oscuro, sino que resuelve el enigma que todos los amantes de la saga esperaban: ¿Qué fue de Luke Skywalker? Por fortuna, en esta ocasión, los productores han tenido el acierto de poner al frente del filme a un joven y talentoso director, Rian Johnson, autor de la excelente 'Looper' ('Bucle'), con Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis al frente del reparto.

En una época como la nuestra, en que la cultura ha sido sustituida por la economía, nunca está de más reivindicar películas tan sugestivas como la presente. A partir de ahí, la fantasiosa trama aporta notables dosis de acción trepidante, al tiempo que rinde el exigible tributo de admiración a figuras ya míticas. Baza fundamental de una épica superproducción futurista, que cumple con las expectativas creadas, gracias a su desparpajo, giros de guión y torrencial imaginación. Sin olvidar las prestaciones de un heterogéneo plantel estelar, bien integrado en el conjunto de la espectacular historia.

Así pues, gracias a la magia del cine, su autor reconstruye con todo lujo de detalles las aventuras de Rey, Chewbacca, Kylo Ren, Poe Dameron y la capitana Phasma, entre otros. Lo cual permite al espectador viajar al otro lado del espejo, para vislumbrar con sus propios ojos las hazañas de los personajes y así comprender, al menos por un instante, sus procesos mentales y emociones más íntimas. Es obvio que sus responsables han logrado una entretenida película, que el espectador devora sin necesidad de reparar en el minucioso artificio que la sostiene. En fin, si el amor y la pasión son el milagro de nuestra civilización, su razón de ser, 'Star Wars: Los últimos Jedi' lo demuestra de modo fehaciente. ¡Que la fuerza te acompañe!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos