La Fiscalía mantiene la petición de 48 años de prisión para Morate

Sergio Morate en la sala donde se le juzgó por el doble asesinato de Marina y Laura. :: José del Olmo /EFE/
Sergio Morate en la sala donde se le juzgó por el doble asesinato de Marina y Laura. :: José del Olmo /EFE

El presunto asesino de Marina Okarinska y Laura del Hoyo también permaneció en silencio durante la última jornada de juicio

J. V. MUÑOZ-LACUNA TOLEDO.

Los siete hombres y dos mujeres que conforman el jurado popular en el juicio que esta semana se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Cuenca contra Sergio Morate deliberan desde ayer para emitir un veredicto de culpabilidad o inocencia. Las acusaciones particulares y popular, la Fiscalía y la defensa dieron a conocer sus conclusiones y alegatos finales sin variar sus peticiones iniciales de pena para el único acusado de las violentas muertes de Marina Okarinska -exnovia de Morate-, y la amiga de ésta, Laura del Hoyo, el 6 de agosto de 2015.

La Fiscalía y la acusación popular que representa a la Junta de Castilla-La Mancha -la administración autonómica se persona en todos los procesos judiciales de violencia machista- solicitan 48 años de prisión para Morate, de 34 años, por dos delitos de asesinato con las agravantes de parentesco y violencia de género -en el caso de la muerte de Marina- y abuso de superioridad en el caso de Laura. En cuanto a las acusaciones particulares, que representan a las familias de las dos víctimas, reclaman un total de 56 años de prisión. Por su parte, la defensa pide la libre absolución al entender que no hay pruebas concluyentes.

Según las conclusiones de la fiscal, Cristina Moruno, a las que se han sumado las acusaciones, ha quedado probado que Marina, de 26 años, quedó con su exnovio el 6 de agosto de 2015 para recoger los enseres personales de la casa de Morate donde ambos habían convivido durante cuatro años. «Su relación estaba dominada por una situación de control, dominación y falta de respeto hacia las decisiones de Marina pues incluso llegó a matarla porque no asumió que ella había decidido dejar la relación», indicó la fiscal, para quien también ha quedado demostrado que planeó su muerte al comprar cal viva, bolsas de plástico y bridas en los días previos a su cita. Según sus conclusiones, el acusado también decidió estrangular a Laura para no dejar testigos cuando comprobó que Marina había acudido a su casa acompañada.

«Su relación estaba dominada por una situación de control», asevera el Ministerio Público

La Fiscalía y las acusaciones coinciden en que hay dos pruebas fundamentales en el caso: el ADN de Morate hallado en una botella de agua que se encontraba junto a los cadáveres semienterrados en un paraje de Palomera (Cuenca) y la confesión de la autoría del doble crimen por parte del propio Morate a dos policías y a la esposa de un amigo que lo acogió en Rumanía durante su huida.

El abogado defensor de Sergio Morate tampoco varió su inicial petición de libre absolución. Según el letrado José Javier Gómez Cavero, «no hay pruebas suficientes para declararlo culpable». «Primero se buscó a un culpable y después se ha intentado hacer coincidir las pruebas con él», sostuvo la defensa, que también se ha dirigido a los miembros del jurado pidiéndoles responsabilidad ya que «si tienen la más mínima duda deben valorarla siempre a favor del reo». Tras la finalización de este juicio, el juez emitirá un escrito de veredicto en torno al cual los nueve miembros del jurado deberán decidir la inocencia o culpabilidad de Sergio Morate en un plazo de 72 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos