La Fiscalía archiva los abusos al niño de Jaén al ser los autores inimputables

Fachada del hospital de San Juan de la Cruz en Jaén, donde fue atendido el niño violado. :: efe/
Fachada del hospital de San Juan de la Cruz en Jaén, donde fue atendido el niño violado. :: efe

El Defensor del Menor de Andalucía afirma que los implicados en la agresión «no se irán de rositas» y harán un programa «de educación sexual»

J. E. POVEDA JAÉN.

La Guardia Civil acabó hace días su trabajo en torno a la violación de un niño de nueve años detectada en las urgencias del Hospital de Úbeda (Jaén). La Fiscalía también, ya que ayer se confirmó el archivo del expediente. Los cuatro menores implicados, todos con edades por debajo de los catorce años, no tienen responsabilidad penal por su edad. Ni la justicia ni las fuerzas de seguridad pueden actuar ni tienen competencias en este asunto, insistieron fuentes de ambos organismos.

«Que sean menores inimputables no quiere decir que los agresores se vayan de rositas. Cuando haya certeza de quienes son los autores tienen que entrar en un programa de reeducación de abusos sexuales y hay que establecer si las familias deben entrar también. Hacerlos -a los autores- entrar en el Código Penal los convertiría en carne de cárcel», explicó el Defensor del Menor en Andalucía, Jesús Maeztu. Todas las fuentes consultadas indican que ahora la pelota está en tejado de los servicios de protección de menores y de las autoridades educativas, empezando por el centro escolar donde ocurrieron unos hechos que deberían esclarecer. Ambos organismos dependientes de la Junta de Andalucía. Como medida cautelar se expulsó del centro a los cuatro presuntos agresores señalados por la víctima. Cuando concluya la investigación administrativa se tomarán medidas definitivas. La víctima no está asistiendo a clase y se le ha ofrecido ayuda a la familia para superar el trance.

El pueblo, en la comarca jienense de Cazorla, se recupera la conmoción inicial. La sorpresa fue mayúscula, ya que ninguno de los niños implicados ni sus familias están considerados conflictivos en el pueblo, de apenas 1.450 habitantes. Entre las familias de los agresores y la de la víctima -llegada a la localidad hace unos años sin lazos de parentesco con otros vecinos- no se han producido tensiones.

Tanto la Junta como el Defensor del Pueblo y del Menor hicieron ayer un llamamiento a la prudencia y responsabilidad de los medios de comunicación ante la «presión mediática desproporcionada» que se está produciendo a las puertas del domicilio de la familia afectada, según destacó de la presidenta regional, Susana Díaz. «Entiendo que hay que informar y es importante que haya transparencia, pero depende de cómo se trate una noticia el impacto sobre la familia será uno u otro, y hoy esta familia se siente mal», dijo Díaz.

Dudas

Maeztu, que se preguntó cómo pudo ocurrir una situación de acoso continuado, que acabó con una violación en un centro escolar con 150 alumnos, sin que nadie lo detectase, rechazó endurecer la ley del menor para casos como éste y abogó por un programa de reeducación para evitar los abusos sexuales.

La pregunta que lanzó el Defensor del Menor también se la están la haciendo desde asociaciones contra el acoso escolar y colectivos de padres. «No es defendible que se pueda decir que en el recreo es imposible controlar al niño (...) Si yo dejo a mi hijo un determinado número de horas en un centro, ¿quién tiene la responsabilidad 'in vigilando'?», lamentó Rafael Romero, director del Instituto Andaluz para la Prevención del Acoso Escolar (Iapae), una asociación privada que se desempeña como mediadora y trabaja con familias y menores víctimas de 'bullying' en la comunidad autónoma andaluza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos