El fiscal pide cinco años de cárcel para Juana Rivas por retener a sus hijos

Juana Rivas, en una manifestación en Granada. :: M. á. MOLINA / Efe/
Juana Rivas, en una manifestación en Granada. :: M. á. MOLINA / Efe

El Ministerio Público reclama además que sea inhabilitada seis años para ejercer el derecho de patria potestad

Y. HUERTAS GRANADA.

La atmósfera judicial se enrarece para Juana Rivas. La madre de Maracena (Granada) que estuvo en paradero desconocido el verano pasado durante un mes con sus dos hijos menores para evitar entregarlos a su expareja acaba de adquirir formalmente la condición de acusada. La Fiscalía Provincial de Granada solicita que sea condenada a cinco años de cárcel. En su escrito de conclusiones provisionales solicita la apertura de juicio oral contra la acusada y especifica los cargos formulados contra ella. El Ministerio Público la acusa de dos delitos de sustracción de menores -uno por cada hijo- y solicita una pena de dos años y seis meses por cada ilícito. También reclama que, en caso de condena, la mujer sea inhabilitada «para ejercer el derecho de patria potestad por un plazo de seis años», así como que se haga cargo del pago de las costas de este proceso penal, que se ha seguido en el Juzgado de Instrucción número 2 de la capital, cuya magistrada es María Ángeles Jiménez.

En su escrito de acusación, la Fiscalía recuerda las cinco instancias judiciales que a lo largo de nueve meses le han requerido con resoluciones judiciales la obligación de devolución de los dos niños a Italia, donde su padre, Franceso Arcuri, reside. Este regenta un hostal en Carloforte, en una pequeña isla al sur de Cerdeña, donde actualmente viven los dos menores junto a él, después de que Juana los entregara a finales de agosto tras un contundente ultimátum de la juez instructora.

Juana se negaba a devolverlos porque aseguraba que su expareja la maltrató mientras convivieron en aquella isla, de la que se marchó con la excusa de pasar las vacaciones de verano de 2016 con su familia en España. Ya estando aquí, formuló una denuncia contra Arcuri -que se tramita finalmente en Italia- por supuesta violencia de género. El italiano fue condenado en 2009 por pegarle una noche -se dictó una sentencia de conformidad-, pero niega ser un maltratador.

Según detalla el fiscal, la primera resolución de restitución de los hijos a su progenitor fue dictada el 14 de diciembre de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada. Fue en este órgano donde aterrizó la demanda que la Abogacía del Estado presentó por sustracción internacional de menores.

Los siguientes requerimientos se produjeron el 21 de abril de 2017, por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial, y el 11 de julio, por el Juzgado de Primera Instancia número 3. «De nuevo se reitera con una providencia esta última instancia el 24 de julio y finalmente el 9 de agosto se vuelve a pronunciar en el mismo sentido de restitución de los menores la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada», agrega la nota.

Finalmente, Rivas, que cuando decidió salir de su escondite lo hizo sin desvelar en un primer momento dónde estaban los niños, claudicó y el 28 de agosto de 2017 llevó a los menores a la Comandancia de la Guardia Civil de Granada para que regresaran con su padre al país transalpino.

Allí, en el Tribunal de Cagliari, se sigue otro procedimiento, en la vía civil, en el que ambos reclaman la guarda y custodia de los pequeños, la cual ostenta a día de hoy Arcuri. Para el fiscal, la acusada, «consciente de las anteriores resoluciones judiciales, con ilícito ánimo de incumplirlas, permaneció oculta con sus hijos en un lugar indeterminado sin facilitar su paradero y a sabiendas de la obligación que pesaba sobre ella de restituirlos». Eso ocurrió el pasado 26 de julio, cuando tenía que devolver a los niños a Arcuri en un punto de encuentro de la capital.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos