El fiscal pide dos años de para Barrachina por el fraude de taquilla

O. BELATEGUI

El sistema de financiación del cine español recogía hasta hace poco la modalidad de 'ayudas automáticas', por las que el productor recibía una cantidad si su película alcanzaba un determinado número de espectadores. El fraude consistía en que productor y exhibidor se ponían de acuerdo para 'inflar' la taquilla, simulando que se habían vendido entradas en sesiones inexistentes.

El 'taquillazo', como se conoce esta práctica, ha salpicado a productores como Enrique Cerezo, directores como José Luis Garci o al expresidente de la Academia Enrique González Macho, que se enfrenta a dos años de cárcel por falsificar las cifras de recaudación de 'La isla interior'.

Es la misma pena que la Fiscalía de Madrid pide para el director Emilio Ruiz Barrachina, al que acusa de inflar la recaudación de su película 'El discípulo', para obtener la subvención del ICAA, el Instituto de Cine dependiente del Ministerio de Cultura. La Fiscalía considera que Barrachina actuó en connivencia con dos salas de cine de Madrid y una de Valladolid, cuyos dueños también se enfrentan a un delito de fraude. Además director y exhibidores se enfrentan a una multa de un millón de euros y la imposibilidad de recibir ayudas durante cuatro años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos