FIESTAS FELICES

FIESTAS FELICES

JONÁS SAINZ - CRÍTICA DE TEATRO

Amanece, que no es poco. Y esto hay que celebrarlo. Hablo del día de hoy o el de mañana; y no me refiero a las elecciones catalanas ni al gordo de la lotería. Pero vaya, si ustedes lo desean, no se priven y descorchen también por estas zarandajas cavas o champañas según le dicte a cada cual su paladar patrio. El caso es que beban y beban, brinden y brinden, festejen y celebren como si se acabase el mundo... que parece que se acaba. En fin, que esto hay que celebrarlo mientras el cuerpo aguante. Cada uno con su gente y Dios con la de todos. También la Navidad luminosa, el año nuevo de amor y que los reyes nos dejen en el zapato mucho teatro del bueno. El teatro también es un buen regalo y una fiesta con magos del humor como los de Yllana. Han cumplido 25 años, casi tantos como el Bretón, al que siempre han acudido regularmente a verse con su público y se han ganado la misma simpatía que se siente por los amigos en el día a día. Esto había que celebrarlo. Y a eso vinieron. A eso fuimos.

De sus aplaudidos 'Muu!', '666', 'Star Trip', 'Brokers' o 'The Gagfather', seleccionan 'Lo mejor de Yllana' y juntan un estupendo espectáculo de grandes éxitos fiel a su sello de humor desenfadado, entre provocador y absurdo. De hecho, este no sufre los altibajos de los montajes originales, monográficos ceñidos a un tema concreto y a una línea argumental, en ocasiones forzada, en los que el nivel no siempre era el mismo. Aquí, libres del patrón monotemático, la variedad enriquece el desarrollo de un show más anárquico y creciente en ritmo sin desvirtuar el estilo inconfundible de la compañía: gestualidad de clown canalla, palabras las justas, vestuario rechiflante, efectos audiovisuales certeros como collejas pescueceras y mucha complicidad con el espectador. Ganas de liarla y pasarlo bien juntos.

Fidel Fernández, Luis Cao, Juanfran Dorado y Jony Elías (solo una parte de la gran familia Yllana) se ven en forma y dispuestos a jugar. Empiezan cortando la cinta del regalo de cumpleaños y terminan apuñalándose entre sí a tijeretazos. Van alternando: nadan entre tiburones en su sketch más inocentón y el torero le reza a la virgen en otro más iconoclasta, en el sentido más literal de la palabra. Fríen al reo en la silla eléctrica, pero también al cura y al verdugo. Los yupis del club rocían al público con champán del caro y un pringao sale desplumado del casino. Los dos números más largos son los mejores: el del apartamento domótico que termina en redada y, sobre todo, el de los astronautas buscando vida inteligente en el teatro, la calle y el café de enfrente, el triángulo Bretón de Logroño. En una sola historieta mezclan con resultado hilarante técnicas de teatro negro, vídeo en vivo y el truco más cutre de la mujer barbuda. Y la despedida, muy Tricicle, con sus pajarracos y un pimpampún a calcetinazo limpio con el público. Qué buen rato. Toda una fiesta de cumpleaños. Felicidades, Yllana, que cumplas muchos más y nosotros que lo veamos.

Y, como una función termina, otra empieza: de 'Universitario' viene también otro payaso, Marcel Gros, a abrir el Festival de Marionetas. Y vendrán después los microteatros del Actual insólito. Y una nueva temporada ya casi asoma... En fin, amanece, que no es poco y ya queremos más teatro.

Que tengan ustedes felices fiestas que esto hay que celebrarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos