'Ficci', una mesa de premio

Foto de los premiados, con algunos de los diseños presentados. :: jonathan herreros/
Foto de los premiados, con algunos de los diseños presentados. :: jonathan herreros

El alumno de la Esdir Unai Navarro gana el I Concurso de Diseño Discalsa, dotado con 1.500 euros

E. ESPINOSA LOGROÑO.

¿Cómo mantener en la mesa la temperatura de las bebidas que más se consumen? A partir de esta cuestión, Unai Navarro ha desarrollado y diseñado una elegante e innovadora propuesta, que le ha llevado a ganar el I Concurso de Diseño Discalsa.

Se trata de la mesa 'Ficci', proyectada en madera, cerámica y acero, y capaz de mantener la temperatura idónea del vino (u otra bebida) durante su consumo gracias a un discreto botellero térmico incorporado a la misma. Su idea no sólo aporta un nuevo uso para una mesa, sino que lo hace con elegancia, con diseño.

Por ello, este alumno de 3º de Diseño de Producto de la Esdir ha conseguido ganar este primer concurso convocado por la empresa calceatense Discalsa, especialista en el diseño de mesas de cerámica y sillas. Al certamen se presentaron quince propuestas, todas ellas de alumnos de Producto de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja. Los tres finalistas (de 3º y 4º curso) presentaron ayer sus respectivos proyectos en el salón de actos de la escuela, donde a continuación se dio a conocer el nombre del ganador: Unai Navarro, merecedor de los 1.500 euros con los que está dotado el galardón.

Finalistas

Los otros dos finalistas fueron Chiara Giulia Arancibia, cuya mesa 'Umbra' suma una sombrilla y luz, lo que garantiza su funcionalidad tanto de día como de noche; y Julen Arnáiz, autor de la mesa inteligente 'Latri' que incorpora el ordenador a una mesa de escritorio de un modo limpio y depurado, aunando tradición y tecnología.

A la entrega de premios asistieron los responsables de Negocio y de Diseño de Discalsa, cuya firma ha puesto en marcha este concurso a modo de laboratorio de ideas y reflexión sobre los nuevos usos de la mesa conforme a la evolución y necesidades de la sociedad. El resultado, aseguraron, ha sido una gran fuente de inspiración, si bien advirtieron de que ninguno de los proyectos es ejecutable en un plazo inferior a dos años por cuestiones legales. No descartan, sin embargo, una beca de desarrollo que permita a alguno de estos alumnos pasar por el equipo de Diseño de Discalsa.

Fotos

Vídeos