Fárdelej, dulce Fárdelej

Los vascos Grises imprimieron percusión y ritmo electrónico para hacer bailar la segunda noche. :: E.P.

El Music&Vida Festival vivió una segunda jornada caracterizada por la variedad de estilos, del pop a la electrónica Iván Ferreiro deleita al festival arnedano con dos horas de repertorio

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

arnedo. Iván Ferreiro no tiene la mejor voz, tampoco es el que mejor baila ni el que más incitación a la algarabía y al despiporre monta. Pero tiene carisma. Y más de dos décadas de carrera, tanto con los Piratas como en solitario, que le hacen manejar el escenario como pocos. Y acumula el respeto de la profesión y del público, ingredientes que le llevaron a ganarse una larga ovación en la segunda jornada musical este sábado del Fárdelej Music&Vida Festival.

El gallego fue el que más público reunió en el Arnedo Arena el sábado, rondando las dos mil personas, en una segunda jornada muy variada y de contrastes en estilos sonoros.

Leer más

Con temperatura otoñal, abrieron la tarde Mechanismo, con sabor pop-rock anglosajón con sutil base electrónica. Se llevaron el aplauso del público que poco a poco fue copando el multiusos arnedano. De nombre cada vez más cimentado, Full llegaban desde Sevilla dispuestos a ganarse al público. A muchos los tenían conquistados, al resto les hicieron mover los pies y aplaudir sus temas, con energía pop y unas melodías vocales que a muchos llevaron a Vetusta Morla.

La noche había caído, estaba animada y los guipuzcoanos Grises pisaban con contundencia electrónica, casi industrial, el escenario dispuestos a devorarlo. Con un eficaz y envolvente juego de luces, fueron la primera invitación del Fárdelej a bailar sin freno, mezclando melodía y rabia, noise, funky y psicodelia electrónica, sobre base contundente. El público se dejó llevar.

Grises y Cycle pusieron los sonidos electrónicos e inquietantes en la quinta edición del FárdelejEl carisma y experiencia auparon a Iván Ferreiro, que viajó desde Piratas a su carrera en solitario

Diametralmente opuesta era la invitación de Ferreiro a entrar en la presentación de 'Casa'. Iluminación tenue, sentado al piano, sensación de reposo, voz recitada... A diferencia de otros festivales donde el horario está limitado, Ferreiro disfrutó de dos horas de concierto, en las que llevó a su mundo poético al público, surcando temas de Piratas como 'Promesas que no valen nada' o 'Años 80' para delirio de todos, adentrándose en su sexto trabajo en solitario y montando un karaoke con clásicos como 'Pensamiento circular', 'El viaje de Chihiro' o 'Turnedo', con la que cerró entre la respetuosa ovación del Fárdelej.

Casi a las 3 de la mañana, Cycle surgían de la oscuridad con su electrónica trepidante para arrancar las últimas fuerzas para el baile.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos