«Hace falta un movimiento que rejuvenezca el mundo», afirma el premio Nobel Dubochet

C. RODRÍGUEZ

estocolmo. El premio Nobel de Química Jacques Dubochet cree que habría que «pensar en un movimiento que rejuvenezca nuestras universidades y nuestra manera de pensar el mundo, porque el actual no va bien». El suizo Dubochet es uno de los tres ganadores este año del Nobel de Química, que se entregan hoy en Estocolmo y que comparte con el germano-estadounidense Joachim Frank y el británico Richard Henderson, por sus estudios sobre la criomicroscopía electrónica, que han revolucionado el campo de la bioquímica. También han sido premiados Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne (Física), Kazuo Ishiguro (Literatura), Richard Thaler (Economía), Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young (Medicina) y la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN) consiguió el de la Paz que se entrega en Oslo.

Dubochet se define como un «alegre 'soixante huitard'», por haber vivido el Mayo francés del '68. El nuevo Nobel, fiel a su compromiso social, considera necesario que «los científicos se expresen, que entren en la vida política, no solo ellos, también los estudiantes», indica a Efe, aunque no tiene claro si debería ser otro Mayo del 68. «Quizás, no lo sé», señala.

Aunque «no estaría mal pensar, en 2018, en un movimiento que rejuvenezca nuestras universidades y nuestra manera de pensar el mundo, porque el actual no va bien». En este sentido, Dubochet enumera que «la economía no va bien, esta loca, y no solo ella» y hay que pensar en «cómo la política hace frente a los problemas», por ejemplo los del clima. Sin embargo, también hay cosas «interesantes» que están pasando, como en materia de género, asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos