Fallece en Badajoz Francisco Núñez, considerado el hombre más viejo del mundo

R. C. BADAJOZ.

Vecinos, familiares y amigos despidieron ayer al considerado como el hombre más viejo del mundo, Francisco Núñez Olivera, 'Marchena', cuya fuerza vital, como él aseguraba tener, se apagó la noche del lunes en Bienvenida (Badajoz), su pueblo, «el de toda mi vida», decía. La muerte le llegó «sin enterarse, sin dolor alguno», afirmó su hija Milagros en un tanatorio que se quedó pequeño por las numerosas personas que quisieron dar su último adiós «al bueno de Marchena», apuntaba una vecina, informa Efe.

Su familia y sus amigos, pues 113 años de vida dan para muchas amistades, le devolvieron el cariño que trasladó a los suyos, como también quedó demostrado en la ermita de la Virgen de los Milagros, donde se celebró una misa. En la homilía, el sacerdote y amigo personal del difunto, Francisco Bernardino, se refirió él como el gran patriarca de la vida, pues «ha disfrutado del honor de tener la vida regalada por Dios durante tantos años». «113 y dos meses», remarcó. «Tuvo la vida de un común padre de familia, con la tarea de un sencillo labrador», algo que «fue el mérito natural de la vida de Francisco».

Marchena falleció en la vivienda de su hija Milagros, a pocos metros de su casa, la cual tuvo que dejar hace un mes cuando su otra hija, María Antonia, su cuidadora desde hace cuarenta años, fue ingresada en un hospital pacense para ser sometida a una intervención. Tal es así que el religioso destacó la «entrañable relación de sus hijas Antonia y Milagros» con 'Marchena' y los extraordinarios cuidados que le dedicaron a su padre y que «en buena parte contribuyeron a su salud y bienestar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos