Una fábrica de hacer circo

Un momento del espectáculo Lurrak con todos los artistas en escena. :: l.r./
Un momento del espectáculo Lurrak con todos los artistas en escena. :: l.r.

Cuatro acróbatas, un clown y cuatro intérpretes de instrumentos típicos euskaldunes representan una historia ambientada en una factoría de los sesentaLa compañía vasca Lurrak llega al Bretón con un espectáculo circense contemporáneo

J. SAINZ LOGROÑO.

«El escenario es una fábrica junto a la ría de Bilbao a mediados del siglo XX donde varias personas conviven durante muchas horas del día y de la noche en condiciones cercanas a la esclavitud. El trabajo en esta fábrica consiste en música y circo. Las acciones se desarrollan mediante números de equilibrio, balanza y aéreos y están pautadas por el ritmo que marcan los singulares instrumentos musicales vascos». Así es 'Lurrak', un espectáculo musical de circo contemporáneo que llega hoy al Teatro Bretón (a las 19.30 h.).

Dirigido por Adrián Schvarzstein e interpretado por cuatro acróbatas, cuatro músicos y un clown, cuenta la historia de la rebelión en una pequeña comunidad, un grupo de obreros que se oponen a los abusos en su trabajo. Los personajes se mueven entre lo absurdo, lo cómico y la tradición obrera ligada al ambiente fabril de los años sesenta.

LA FUNCIÓN

u'Lurrak', de Lurrak Antzerkia
uDirección
Adrián Schvarzstein
uIntérpretes
Ortzi Acosta, Jade Morin, Nuria Puig y Marc Muñoz (acróbatas), Gaizka Chamizo (clown) y Josu Aurrekoetxea, Mikel Hernández Urrutia, Iñaki Etxarri y Anai Gambra (músicos)
uTeatro Bretón
19.30 h.

«En un ambiente industrial donde reina la rutina, tendremos la oportunidad de asistir a una revolución. El absurdo del trabajo rutinario y la impotencia ante las situaciones extremas, llevan a los personajes a rebelarse contra el aburrimiento y la falta de vitalidad. Personajes bien definidos, con sus manías y obsesiones, que comunican, a través de la música y el circo, emociones universales que saben llegar al público de todas las edades en todos los países. El espectáculo es una fiesta, un homenaje a las diferencias, a la creatividad y a la alegría desbordante, a la poesía de la vida».

Cuatro músicos interpretan en directo las melodías creadas para el espectáculo, que puntúan cada gesto y marcan el ritmo de la acción. La música es protagonista y, a través de ella, se cuentan historias relacionadas con esta fábrica. La música de 'Lurrak' es interpretada mediante instrumentos tradicionales euskaldunes reconocidos por su singularidad: txalaparta, trikitixa y alboka.

'Lurrak (tierra)' es un ejemplo de iniciativa privada respaldada por instituciones públicas. Se trata de un montaje proyectado hace dos años basándose en la experiencia del espectáculo de nuevo circo 'Aire aire' de Circus Klezmer, un proyecto de Adrián Schvarzstein, artista argentino que ha estudiado teatro en Israel, mimo en Francia y en Italia. Los ayuntamientos de Bilbao y Vitoria-Gasteiz se implicaron en la coproducción del espectáculo y surgió así la productora Lurrak Antzerkia (Teatro Tierra) para la puesta en marcha de 'Lurrak'.

En febrero del 2015 se realizó un casting de actores en Bilbao y de músicos en Vitoria. En noviembre comenzó una primera residencia de creación y, desde entonces, el equipo ha ido creciendo y variando según los compromisos de los artistas o las necesidades de la producción. Hasta hoy la 'factoría' no ha parado de hacer circo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos