El Ezcaray Fest promete

León Benavente durante su actuación, ayer en Ezcaray, y el cantante de Tobogán, Dani, entre el público, que disfrutó de la primera jornada. :: / Diego Marín A.

Tobogán y León Benavente abren el escenario grande con sendos enérgicos conciertos

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

ezcaray. Un prometedor festival ha nacido. Es el Ezcaray Fest. Grandes dimensiones, la principal localidad turística de La Rioja, que puede alcanzar los 20.000 residentes en verano, y una gran organización, casi abrumadora, sobresaliente, fueron ayer la carta de presentación en la primera jornada del programa. Al mediodía, en el 'Vermú rockero', actuaron los grupos Serendeep y el riojano El Cuarto Verde en el escenario de Gómez Cruzado en la plaza de la Verdura. Después, a las 20 horas, a la banda Tobogán le tocó el papel más difícil, el de inaugurar el escenario grande del festival, El Naturalista.

Aunque es una banda nueva, está formada por cuatro músicos de calidad en la escena riojana: el cantante Dani Pérez (Dani&Roll), el guitarrista Samuel Ayuso, el bajista Rubén Domínguez y el batería Jorge Sánchez. Su directo fue enérgico, potente, realizado con muchas ganas y con un gran sonido. La voz de Dani no es la de un tenor, pero no le hace falta, sabe moverse sobre el escenario, sabe dar espectáculo. «Por qué existe en los restaurantes el menú ejecutivo y no albañil o agricultor?», se preguntó el cantante. La pregunta, retórica, no era en vano. Su repertorio está cargado de contenido social y crítica.

Dani finalizó bajando al público y repartieron algunos discos. «¡Damos el pistoletazo a un festi con nombres muy guapos, dos días que vamos a gozar!», declaró el cantante, y se despidió con un enigmático: «¡Os dejamos con León. A ver esa cartera de plata». Lo cierto es que el público, que no superó el millar, más que a León Benavente o Marky Ramone, esperaba a Berri Txarrak, dos cabezas de cartel casi opuestos musicalmente a los de hoy (Orishas y La Raíz) en un Ezcaray Fest casi imposible de enmarcar en un género.

No menos fuerza tuvo el directo de León Benavente, con el que se hizo la fresca noche en Ezcaray. La banda repasó casi al completo las canciones de sus dos discos con una intensidad tal que el cantante, Abraham Boba, hizo trabajar a los auxiliares buscando y colocando el micrófono que arrojó al suelo en varias ocasiones. También las canciones de este grupo tienen crítica social, y política, y, de alguna manera, gusta a la gente guapa. El público con ellos se multiplicó, y fue incrementando conforme avanzó la noche Abraham Boba tocó una guitarra de puntas y las maracas, y sonaron sintetizadores. El rock de León Benavente es elegante, algo pícaro y realista, actual, consecuente.

Berri Txarrak y Marky Ramone cerraron la primera jornada del festival por todo lo alto. El Ezcaray Fest continúa hoy con Funny Roman Numbers y Chelsea Boots en la plaza del Conde de Torremúzquiz a partir de las 13 horas y Belako, The Bellrays, Orishas y La Raíz, a partir de las 19.30 horas, en el Ayuntamiento.

Fotos

Vídeos