Los expertos exigen bajar los precios de los fármacos contra el cáncer

La plataforma No Es Sano denuncia que los tratamientos pueden costar 100.000 euros aunque haya habido financiación pública

R. C.

madrid. Pese a la gran inversión pública para la investigación oncológica y el desarrollo de medicamentos contra el cáncer, sus precios son «abusivos», según denunció la plataforma No Es Sano, que promueve una reforma del sistema de innovación de los fármacos, y lamentó que las industrias del sector pongan en peligro el acceso a tratamientos que podrían salvar vidas. Según un informe de la plataforma, los medicamentos para tratar el cáncer son de los más caros y de los que más ingresos generan a la industria, informó EFE. A pesar de los fondos públicos que se destinan a investigación y ensayos clínicos, han duplicado su precio en los últimos diez años, lo que impacta directamente en los sistemas de salud, incrementa el gasto farmacéutico y limita su acceso.

Para denunciar que en España algunas de las terapias más empleadas en los casos de cáncer alcanzan los 30.000, 40.000 y hasta 100.000 euros por paciente al año, se reunirán hoy expertos en la Universidad de Murcia (UMU), como Pedro Aparicio, catedrático de Inmunología de la UMU; Abel Novoa, presidente de la asociación No, Gracias, y Asensio López, director gerente del Servicio Murciano de Salud. Son «cifras inasumibles para el sistema sanitario, más aún teniendo en cuenta que cada vez se diagnostican más tumores», asegura la plataforma.

No Es Sano ha denunciado que esos precios son fijados por las farmacéuticas en un «marco regulatorio poco transparente» que beneficia a esas compañías, a lo que se suma que en España no son accesibles los datos de los acuerdos a los que llegan los sistemas sanitarios con ellas para comprarles esos medicamentos.

La plataforma ha analizado cuatro casos concretos «reveladores» de fármacos clave contra el cáncer en los que entre el 50% y el 70% de los ensayos clínicos se hicieron con financiación pública y generan hoy miles de millones de euros en ingresos a potentes laboratorios como Roche, Sanofi, Novartis, Gilead y Genetch, entre otros, según los portavoces de No Es Sano.

«Muchos de esos medicamentos han multiplicado sus precios hasta alcanzar cifras astronómicas o han cambiado de nombre para poder encarecerse orientados al tratamiento de otras enfermedades», señalan al pedir una mayor transparencia para que bajen los precios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos