«No existe mucha distancia entre lo que hago, lo que escribo y lo que soy»

El escritor Alejandro Palomas. :: e.d.
/
El escritor Alejandro Palomas. :: e.d.

El autor barcelonés presenta esta tarde en Santos Ochoa su última novela, 'Un amor', Premio Nadal 2018 Alejandro Palomas Escritor

MARCELINO IZQUIERDO VOZMEDIANO* MIZQUIERDO@HOTMAIL.COM LOGROÑO.

«Lo que remueve la emoción no son las verdades, sino las ganas de que no duelan. Por eso la mentira es tan humana». 'Un amor', la última novela de Alejandro Palomas, es la tercera entrega de una serie personal e intransferible, iniciada con 'Una madre' y 'Un perro', en la que el autor profundiza en personajes comunes y que está trufada de reflexiones y diálogos que retratan en papel la condición humana. El escritor barcelonés presenta hoy (19.30 horas) en Santos Ochoa 'Un amor', ganadora del Premio Nadal 2018.

-'Un amor' es la tercera parte de una trilogía de novelas con vocación de continuidad.

-Yo vengo de 'Una madre' y de 'Un perro', de profundizar en personajes de estas dos novelas anteriores. Se trata de la misma familia, de sus vidas, de lo que les ocurre a cada uno años después. En este caso, asistimos a la boda de la hija mediana de la familia, en el mismo día en que se celebra el cumpleaños de la madre. A partir del eje central, que es la boda, surge una llamada telefónica que desbarata todos los planes. Es una estructura muy sencilla que vuelve a recuperar y a revisitar los personajes.

«El lector puede entrar en 'Un amor' sin haber conocido antes 'Una madre' o 'Un perro'»«En septiembre presento un poemario y estoy inmerso en un guión de cine para mi novela 'Un hijo'»

-¿Puede afrontar 'Un amor' el lector que no conozca las dos novelas anteriores?

-Por supuesto, son novelas independientes, aunque las protagonice la misma familia. Hay lectores que empiezan por el último libro y entran después a 'Una madre' o 'Un perro'.

-Más que de tramas, parece usted un autor de personajes, de su psicología, sus miedos, sus alegrías.

-Lo que más me interesa es el tratamiento de los personajes a nivel literario y, sobre todo, incardinados dentro de su hábitat más cercano, que es la familia. Me interesa acompañar a estos personajes, que acaban convirtiéndose en parte de ti y en parte de tu familia. Yo escribo esta novela para que los protagonistas sean una buena compañía, tanto para el autor como para el lector. Para conseguir esta cercanía a veces hace falta un límite de tiempo mucho más amplio que el que proporciona una sola novela. Y no me cabe lo que yo quiero hacer en una sola novela porque necesito más desarrollo para sus protagonistas.

-¿Quiere decir que esta trilogía pudiera, más adelante, convertirse en una tetralogía o en una pentalogía?

-Podría ser. Me he dado cuenta de que no estoy escribiendo novelas, estoy creando un mundo familiar. Hasta el momento, de ese mundo familiar he puesto por escrito tres fichas de una especie de rompecabezas. Pero es un rompecabezas que no está terminado. No se cuánto hace falta para completarlo, pero en este momento, con esta trilogía, el puzle no está terminado. Habrá más, seguro. No sé si será ahora, no sé cuánto tardaré, pero lo habrá.

Hablar de la familia

-¿Cuánto hay del propio Alejandro Palomas en este mundo familiar?

-Hay mucho, aunque es algo que pasa en todas mis novelas. Escribo sin demasiado filtro. No existe mucha distancia entre lo que hago, lo que escribo, y lo que verdaderamente soy. En este caso, tenía que hablar de una familia y, para mí, lo más fácil es utilizar la familia que tengo, una estructura que yo conozco bien. Básicamente, porque a la hora de escribir soy muy ceramista, necesito tener modelos muy de alabastro; soy de mirarlos mucho, de tocarlos, de pulirlos...

-Como escritor, parece ir contracorriente de las modas literarias actuales.

-Es posible. Pero hay muchos lectores y lectoras que están ávidos de este tipo de historias y, a las pruebas me remito. Las novelas funcionan muy bien, cada vez tienen más aceptación. Es una apuesta arriesgada, pero acertada.

-Y, al margen de la familia, ¿tiene algo nuevo en su cartera literaria?

-En septiembre saco mi poesía reunida, con la Fundación Lara, en un poemario titulado 'Quiero'. En enero del año próximo, aparecerá la segunda parte de 'Un hijo'. Además, estoy trabajando en el guión cinematográfico de la novela 'Un hijo' y, en breve, comenzaré con el guión de 'Una madre'. Tengo mucha labor por delante

-Y, si me da un consejo, ¿cómo llega a todo?

-Intento sacar tiempo de donde no lo hay, concentrándome mucho, no disfrutando de vacaciones... Tengo la suerte de poseer un ritmo natural de escritura, pero todo lo demás es trabajo, trabajo y trabajo. El día tiene 24 horas y yo dedico muchas de ellas a hacer lo que hago. No siempre llego a todo, pero lo intento.

-Aunque, pese al inmenso trabajo, la literatura le aporta satisfacción, ¿no?

-Mucha. Veo que llego, que comunico bien, que se me recibe muy bien al otro lado, en el lado del lector, y eso es lo que más satisfacción me da.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos