La ONU exige a los países fomentar la lactancia materna

Una mujer da el pecho a su hijo junto a otras madres. :: K. C. / efe
Una mujer da el pecho a su hijo junto a otras madres. :: K. C. / efe

Unicef y la OMS denuncian la falta de impulso político de esta práctica que previene la diarrea o la neumonía en los más pequeños

J. LUIS ÁLVAREZ

Ningún país en el mundo cumple plenamente las normas recomendadas para la lactancia materna, según se indica en un nuevo informe de Unicef y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este trabajo pretende llamar la atención de las naciones para aumentar las tasas mundiales de amamantamiento, de manera que la práctica se prolongue hasta que los pequeños cumplan dos años.

El informe, dado a conocer con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destaca que es necesaria una inversión anual de sólo 3,98 euros por recién nacido hasta 2025 para aumentar un 50% la tasa mundial de lactancia materna exclusiva entre los niños menores de seis meses. Alcanzar ese objetivo supondría salvar anualmente la vida a 823.000 niños menores de cinco años y a 20.000 mujeres. Al mismo tiempo se podría generar un ahorro a nivel mundial de 245.000 millones de euros a lo largo de una década, por la reducción de las enfermedades y los costes de atención médica y el aumento de la productividad.

Para realizar el estudio se trabajó con la llamada Tarjeta de Puntuación Mundial para la Lactancia Materna, que evaluó esta práctica en 194 naciones, haciendo hincapié en todos los continentes salvo Europa. De esta manera se detectó que sólo cuatro de cada diez niños menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva (sin complementos o papillas). Además, los expertos determinaron que los índices exclusivos de lactancia materna sólo están por encima del 60% de los casos en 23 países, entre ellos Bolivia, Perú, Nepal o Kenia.

Las organizaciones de Naciones Unidas, junto al Colectivo Mundial para la Lactancia Materna, recalcan que la lactancia materna tiene beneficios cognitivos y de salud tanto para los bebés como para sus madres. Por este motivo, «es especialmente importante durante los primeros seis meses de vida, ya que contribuye a evitar la diarrea y la neumonía, dos de las principales causas de muerte en los lactantes». Las madres que amamantan «presentan un riesgo menor de padecer cáncer de ovario y de mama, dos de las principales causas de muerte entre las mujeres», destaca el documento.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, incidió en que este alimento «ofrece a los bebés el mejor comienzo posible en la vida». «La leche materna actúa como la primera vacuna, ya que protege a los bebés contra enfermedades potencialmente mortales y les ofrece todo el alimento que necesitan para sobrevivir y prosperar durante las primeras fases de su vida», añadió.

Pero es que, además, la lactancia materna está considerada como «una de las inversiones más eficaces y rentables que las naciones pueden realizar en favor de la salud de sus miembros más jóvenes y la salud futura de sus economías y sociedades», tal como puso de manifiesto el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. «Al no invertir en la lactancia, estamos fallando a las madres y a sus bebés, y pagando un doble precio: en vidas perdidas y en oportunidades perdidas», insiste.

Fin de la pobreza

El estudio de Unicef y la OMS pone como ejemplo que en cinco de las economías emergentes más grandes del mundo -China, India, Indonesia, México y Nigeria- la falta de inversión en la lactancia está detrás de alrededor de 236.000 muertes de niños al año y 100.000 millones de euros en pérdidas económicas. Por ello, las agencias de Naciones Unidas destacan que la lactancia promueve también los Objetivos de Desarrollo Sostenible y constituye un instrumento para poner fin a la pobreza, promover el crecimiento económico y reducir las desigualdades.

Desde el Colectivo Mundial para la Lactancia Materna se llama también la atención para que, además de elevar las tasas de lactancia desde el nacimiento de los pequeños hasta los dos años, las naciones apliquen el Código Internacional de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones pertinentes de la OMS por medio de estrictas medidas jurídicas que sean aplicadas y controladas independientemente por organizaciones libres de conflictos de intereses. También reclama este organismo políticas que fomenten los permisos para los padres y faciliten la lactancia.

Fotos

Vídeos