España revalida su liderazgo mundial en donaciones y trasplantes de órganos

Cirujanos realizan un trasplante de riñón en el Hospital Clínico de Barcelona. :: VICENS GIMéNEZ

Por vigesimoquinto año consecutivo repite en el primer puesto y exporta con éxito su modelo a la Unión Europea y América

ÁLVARO SOTO MADRID.

Si en algún campo hubiera que presumir del éxito de la 'marca España', ese sería sin duda el de los trasplantes. Por vigesimoquinto año consecutivo, España fue en 2016 líder mundial, con 2.019 donantes y 4.818 órganos trasplantados, con unas tasas respectivas por millón de habitantes de 43,8 donantes y 102,15 pacientes trasplantados.

España, con el 10,9% de la población de la Unión Europea y el 0,6% de la población mundial, aporta el 18,5% de las donaciones de órganos en la UE (casi una de cada cinco) y el 6,6% de todas las globales.

En Europa, por su parte, las cifras crecieron ligeramente respecto a 2015. En 2016, la tasa de donación de los 28 países que forman la UE aumentó hasta alcanzar los 21,5 donantes fallecidos por millón de personas, con un total de 10.893 donaciones.

La tasa de donación se sitúa en 43,8 por millón de habitantes y la de pacientes trasplantados, en 102,15

En 2016, el número total de órganos trasplantados en todo el mundo fue de 126.670, un 5,8% más que el año anterior. De ellos, 84.347 fueron de riñón (el 41% de donante vivo), 27.759 de hígado (el 21% de donante vivo), 7.023 de corazón, 5.046 de pulmón, 2.299 de páncreas y 196 de intestino: se llevaron a cabo gracias a 31.812 donantes fallecidos, el 16,1% más que los 27.397 del 2015, y a 41.086 donantes vivos (35.257 renales y 5.829 hepáticos).

En España, a su vez, se efectuaron 2.994 trasplantes renales, 1.159 hepáticos, 281 cardíacos, 307 pulmonares, 73 de páncreas y cuatro intestinales. «La donación en asistolia (la ausencia de actividad eléctrica cardiaca, que se refleja en una línea plana en el monitor) y la colaboración de los profesionales de urgencias con intensivistas y coordinadores de trasplante en la detección de posibles donantes se han convertido en elementos clave en el aumento del número de donantes en nuestro país», destaca el Ministerio de Sanidad.

Los datos, que proceden del Registro Mundial de Trasplantes, un organismo gestionado por la ONT desde hace once años en colaboración con la Organización Mundial de Salud, aparecieron ayer, la víspera del Día Europeo del Donante, una iniciativa del Consejo de Europa que se celebra hoy y que tiene como objetivo concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de incrementar las donaciones.

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) destaca además que la tendencia de 2017 en España es al alza «pese a que resulta difícil mantener un aumento constante». En el primer semestre de 2017 se registró un aumento del 6,7% en el número total de donantes. Se mantiene la donación en muerte encefálica, que crece cerca del 1%, mientras que la donación en asistolia sube el 25,3%. De igual forma, los donantes captados en urgencias representan ya el 24% del total.

La ONT cree que de continuar este ritmo, a finales de 2017 se podría alcanzar una tasa superior a los 45 donantes por millón de habitantes, de los cuales uno de cada cuatro sería en asistolia. «Los ciudadanos españoles que necesitan trasplantes son los que más posibilidades de acceder a ellos tienen en el mundo», asevera el ministerio.

«Las cifras de España son históricas y jamás conseguidas por ningún país del mundo», incide la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, que también destaca los datos mundiales, «el crecimiento más importante de los últimos años».

Según subraya Domínguez-Gil, el avance global se explica en que muchos países están siguiendo el ejemplo de España para crear sus sistemas nacionales de trasplantes. «También somos líderes a la hora de transmitir nuestra experiencia y conocimiento a quienes nos lo piden», agrega la directora de la ONT, que ocupa desde mayo de este año un cargo que previamente ejerció, durante tres décadas y hasta su jubilación con 68 años, Rafael Matesanz.

Austria, Francia, Italia, Reino Unido, Canadá, Australia o América Latina, por ejemplo, han comenzado a desarrollar unos modelos «a imagen y semejanza del español» cuyos frutos se aprecian en los números. El caso contrario podría ser el de Alemania, que con un sistema de donación y trasplante diferente, apenas llega a diez donantes por millón de habitantes.

Fotos

Vídeos