La España despoblada da un paso al frente

Soria, símbolo de la agonía demográfica, celebra una feria para captar emprendedores con las oportunidades del mundo rural

A. TORICES

madrid. Soria, con 89.000 habitantes, ha perdido en 50 años la mitad de su población y se arriesga a verla reducida a 70.000 en los quince próximos si no toma medidas. Encabeza el grupo de 14 provincias de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón en riesgo extremo de extinción por tener entre el 80% y el 94% de sus pueblos con menos de 1.000 habitantes.

Es la razón por la que en la «capital de la España vacía», como la denomina Joaquín Alcalde, un grupo de organizaciones de la sociedad civil, con la colaboración de las instituciones, ha decidido dar un paso al frente y celebrar en Soria, entre el 10 y el 12 de noviembre, 'Premura', la primera 'Feria Nacional para la Repoblación de la España Vacía'.

Alcalde, al frente de la organización, explica que el objetivo del certamen, que ya tiene 600 asistentes confirmados, es captar a emprendedores que estén dispuestos a instalarse en las zonas rurales y a «seducirlos» con la auténtica imagen, «la positiva», de estos territorios que, según destaca, además de recursos y oportunidades para la ubicación de negocios ofrecen una gran calidad de vida. Los visitantes podrán comprobar entre el medio centenar de expositores experiencias empresariales de éxito de emprendedores sorianos, pero también de Zaragoza, Teruel, Burgos, La Rioja, Huelva y Albacete, y conocer los recursos que instituciones y empresas ponen a su disposición.

La feria, que tendrá continuidad en próximos años, también quiere impulsar el debate político y social sobre las medidas y planes, públicos y privados, necesarios para frenar la despoblación. Albergará tres días de mesas redondas con más de 50 ponentes, entre los que destaca la presencia de responsables autonómicos y de la comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico, Edelmira Barreira, a la que Ejecutivo y comunidades autónomas le han encargado diseñar una estrategia contra este grave problema.

Durante el seminario celebrado ayer en Madrid como aperitivo a los debates que se celebrarán en la feria, Barreira reclamó la implicación de todos, administraciones y sociedad civil, en el diseño de este plan a medio y largo plazo, en el que ya trabajan nueve ministerios, «o no vamos a conseguir nada». Anunció próximas medidas que favorezcan la permanencia de mujeres y jóvenes en el medio rural, algo que considera clave para frenar la despoblación, y se alineó con los objetivos de los organizadores de la feria al pedir que se deje de hablar de España «en declive» o «vacía» y que se den pasos para convertir las potencialidades y calidad de vida de los pueblos en oportunidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos