Las esculturas digitales de Daniel Canogar

El artista Daniel Canogar, ante una de sus obras, 'Sikka Ingentium', en la exposición 'Fluctuaciones' . /  R. C.
El artista Daniel Canogar, ante una de sus obras, 'Sikka Ingentium', en la exposición 'Fluctuaciones' . / R. C.

'Big data', tecnología y luz se mezclan en 'Fluctuaciones', una exploración de la nueva y cambiante 'piel digital'

MIGUEL LORENCI

madrid. El pensador, sociólogo y economista Manuel Castells habla de la 'piel digital' sobrepuesta a la epidermis de casi todos los seres humanos en las últimas décadas. Y sobre esa tecnológica piel y sus transformaciones indaga desde el arte Daniel Canogar (Madrid, 1964), un creador de su tiempo que juega con las tecnologías y la escultura mezclando 'big data', fibra óptica, internet y la corporeidad de sus piezas. En las esculturas luminosas y digitales de 'Fluctuaciones', el proyecto que presenta en la Sala Alcalá 31 de Madrid, reflexiona sobre los desafíos de los megadatos y la transición del mundo real al virtual, sobre la memoria perdida, el crecimiento de internet y los riesgos que genera.

Reúne 24 obras del llamado 'media-art' de dimensiones muy diversas, algunas de apenas unos centímetros y otras gigantescas. Su denominador común es el uso de medios y soportes tecnológicos puestos al servicio del arte, su conexión a la red en muchos casos «para entablar un diálogo estético con los entornos digitales». Enfrenta Canogar al espectador a apabullantes instalaciones o videoanimaciones conectadas con las que mide el impacto de las tecnologías en nuestra vida. «Este mundo de datos sobrepuesto a nuestra realidad como la segunda piel de la que habla Castells es el que refleja la obra de Canogar», asegura Sabine Himmelsbach, comisaria de la muestra, organizada con la colaboración del Museo Universidad de Navarra.

La pieza estelar es 'Sikka Ingentium', una videoinstalación escultórica que se vio ya en Pamplona y que se adapta al nuevo espacio. Canogar utiliza 2.400 películas en formato DVD para configurar un gran y abstracto mosaico audiovisual basado en nuestro pasado cinematográfico. Sobre el envés de los discos, que funcionan como un espejo, proyecta fragmentos de las películas. De fondo, una caótica banda sonora también configurada con fragmentos del sonido original de las películas a través de doce canales. Un caleidoscopio de sonidos e imágenes que sume al espectador en un paisaje entre galáctico y lisérgico.

La palabra 'Sikka' alude a las monedas de oro que en la Babilonia bíblica se cosían a la ropa, una suerte de lentejuelas primitivas, mientras que el término 'Ingentium' evoca la trabajosa elaboración de la pieza. «Es un homenaje a un medio que he amado muchísimo, pero que, en cierta manera, está ya obsoleto», apunta Canogar, que necesitó dos años para culminar este «trabajo ingente». Recorrió mercadillos, tiendas de segunda mano y videoclubs de todo el mundo para «rebuscar» las 2.400 películas de las que muestras sus carátulas.

«Todo es efímero»

Alerta Canogar sobre la obsolescencia de la tecnología y se pregunta cómo sus cambios afectan a unas sociedades cada vez más dependientes de sus avances. Su arte es tan dependiente de esa tecnología como de su obsolescencia, lo que no le preocupa en exceso. «Es un peligro, pero hemos de aceptar que nada permanece. Todo es efímero, es ley de vida», dice. «No voy a dejar por eso de hacer arte con la tecnología, aunque resulte a veces un esfuerzo absurdo», reconoce este «narrador de la cronología de esos cambios», según la comisaria. «Reflexiono sobre la realidad que nos ha tocado vivir por una necesidad imperiosa de entenderla: la perduración de la obra es secundaria», dice.

Entre las demás piezas de la muestra destaca 'Cannula', una animación generativa conectada a internet que surge a partir de los vídeos más vistos de YouTube. Unas películas que «licúa» y proyecta en una composición que las transforma en un enorme y cambiante lienzo digital de corte expresionista abstracto. En la serie 'Echo', utiliza pantallas de led con animaciones que reaccionan en tiempo real a la información de distintos fenómenos, como la actividad volcánica, la pluviometría o la contaminación en varias puntos del mundo. En 'Xylem' el lienzo digital cambia con la variación de hasta 383 índices financieros globales, incluida la cotización del dólar, el euro o el bitcoin.

'Draft' es una pieza inédita basada en pantallas led que deforman palabras de la Carta Magna británica y de la Constitución de Estados Unidos para evocar a un libro entreabierto. «Huyo de la pantalla plana. Quiero hacer esculturas de luz doblando las pantallas led», explica Canogar.

'Pneumas' es una composición a base de cable telefónico anudado sobre el que se proyectan videoanimaciones. En 'Tropospherers' la animación reacciona en tiempo real a los datos de contaminación aérea de Madrid, mientras que 'Ember' evoluciona según la cantidad de incendios activos por todo el planeta.

De creciente proyección internacional, Canogar fue un pionero en el uso de imágenes proyectadas y las instalaciones conectadas a la red. Ha intervenido en espacios icónicos con piezas como 'Stormin Times Square», que instaló en el corazón de Nueva York, 'Tendrio', en el aeropuerto internacional de Tampa, en Florida, o 'Travesía', que presentó en el atrio del Consejo de la Unión Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos