Un enfermo de alzhéimer le cuesta a cada familia 15.700 euros al año

Los allegados en España se tienen que hacer cargo del 71% de los 24.184 euros que precisa cada paciente, según un informe de The Economist

ÁLVARO SOTO MADRID.

El coste anual medio por paciente con demencia en España es de 24.184 euros, un 71% del cual (15.700 euros) recae en las familias. Esta es una de las conclusiones del informe Impacto Socioeconómico de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, elaborado por la revista The Economist y presentado ayer en Madrid. De acuerdo al estudio, en España alrededor de 900.000 personas (el 1,9% de la población) padecían en 2016 algún tipo de demencia y se calcula que para 2040 sean 1,5 millones. La longevidad, el envejecimiento de la población y la mayor presencia de enfermedades crónicas en la sociedad son las principales causas de este crecimiento previsto.

El informe disecciona por áreas el coste de la atención. La mayor parte de ellos deriva de la asistencia social: financiar los costes informales indirectos, como el pago de cuidadores, representa el 65% del gasto medio por paciente, y pagar los costes sociales directos (pérdida de productividad en el trabajo de un familiar) supone un 13%. Los abonos médicos directos, que son sobre todo los gastos sanitarios, alcanzan el 22% del total. El documento calcula que, en total, los costes asociados con la demencia en España en 2016 fueron de 20.800 millones de euros, es decir, aproximadamente, 2% del Producto Interior Bruto (PIB).

LA CIFRA

«La lucha contra las enfermedades degenerativas constituye uno de los principales retos del sistema sanitario», asevera el secretario de Estado de Sanidad, José Javier Castrodeza. Pero según el informe, existen muchos puntos por mejorar. Por ejemplo, las largas listas de espera y la desigualdad en el acceso a departamentos de demencia en los hospitales. «Con frecuencia se carece de un enfoque exhaustivo, ya que las estrategias asistenciales se centran en el tratamiento farmacológico», sostienen. También se alerta de que España «no tiene una distribución geográfica uniforme» para una asistencia adecuada a los pacientes con demencia.

El documento recuerda que el Gobierno puso en marcha en 2016 una estrategia sobre enfermedades neurodegenerativas, pero cree que «será difícil que se pueda aprobar e implementar en todo el país». «Resulta necesaria una política a nivel nacional para mejorar el sistema de asistencia social en España y para aliviar la elevada carga que la demencia supone para los cuidadores informales», aconseja. También reclama «mejorar la dotación presupuestaria, aumentar la concienciación respecto a la enfermedad y mejorar las tasas de diagnóstico y la coordinación entre todos los profesionales».

Pero no todo es negativo en el informe, que cita algunos ejemplos de buenas prácticas. La labor de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras demencias (Ceafa) es una de las iniciativas alabadas. El trabajo de la Fundación Pasqual Maragall, creada por el exalcalde de Barcelona y expresidente de la Generalitat, otra. «Su batalla personal ha ayudado a aumentar la concienciación sobre la demencia», aseguran los autores del texto. Un programa con un buen recibimiento es 'Cuidar al cuidador', del Ayuntamiento de Madrid, que incluye sesiones de grupo dirigidas por psicólogos y sesiones de formación dirigidas por terapeutas ocupacionales para detectar el 'síndrome del cuidador', como se denomina al desgaste físico y emocional que sufre la persona que atiende al dependiente.

En la elaboración del informe han participado entre otros la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Elena Andradas; el director ejecutivo de la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras demencias (CEAFA), Jesús Rodrigo; y el director científico de la Fundación Cita-Alzheimer, Pablo Martínez-Lage.

millones de españoles sufrirán algún tipo de demencia en 2040. Actualmente, son unos 900.000.

Fotos

Vídeos