¿CÓMO SE ENCUMBRA UN ARTISTA?

CRÍTICA DE ARTE - ALBERTO PIZARRO

Hablando con Ángel Compairé, poeta, pintor y conversador de fertilísima hondura, me lanzó la pregunta del epígrafe. No respondí. Se trenzaron otros temas, circunstancia que bendije porque mi respuesta súbita habría sido banal: conchabamiento de galeristas sin escrúpulos, críticos venales, coleccionistas advenedizos -con influencias, espejo social y ganas de fardar de modernos-, ricachos incultos convencidos de la inversión rentabilísima, etc.

Pregunta que me hago ante obras como las expuestas en la Sala de la Esdir, provenientes de las 350 presentadas por 188 autores en diversos soportes (videoinstalaciones, negativos, esculturas serpenteantes, pintura sobre tablas de cocina, etc.), orientativas de las maneras de interpretar la realidad que tienen las nuevas generaciones, más allá de las vanguardias. Posmodernidad en suma, en la que el arte es considerado una función de la vida; descubrimiento desde una visión histórica del presente y mezcla de estilos; exploración de rupturas, de acontecimientos en lugar de mundos nuevos. El arte se aprovecha de la cultura, que se ha convertido en nuestra segunda naturaleza.

La XXXIII Muestra de Arte Joven de La Rioja, que desde hace dos años tiene carácter nacional, ha tenido como ganador al sevillano Paco Chavinet, que se embolsó 3,500 euros. Los otros dos premiados han sido un catalán y una vasca. En total, 7.000 euros para fomentar el arte.

Dentro del Proyecto de Desarrollo Artístico para riojanos, las tutorías de Yoldi, Hontana y Rocandio a Blanca Pascual, Claudia Rebeca Lorenzo y Javier Botella, respectivamente, serán luminosas para su iniciación en el oscuro y tortuoso camino que les espera. Para andarlo deberán creer en lo hacen, aplicarse tesoneramente, contar con el asesoramiento veraz de gente competente, y armarse de paciencia.

De cómo se logra el éxito quizá sea paradigma Chiquito de la Calzada -fallecido el mismo día que se entregaron dichos premios-, al que un juez de Logroño, en una sentencia, vino a calificar de retrasado mental. ¡Un fistro de juez! Sus chistes podrían ser malos; pero nadie los escenificaba como él. Luis Landero explicaba su éxito por la nostalgia de los léxicos privados que hay en nuestra sociedad frente al lenguaje de la tribu, y -citando a Italo Calvino- a la añoranza de los viejos sueños, el coraje de la novedad, el rescoldo de viejos ímpetus. Mutatis mutandis, para el artista plástico lo crucial no ha de ser la temática, sino la personalidad. Y saber esperar. Como Josef Albers, quien dio con su 'fórmula' a los 62 años; o Lucio Fontana, que en un arrebato de desesperación, puro azar, tras dar un tajo a un lienzo le surgió la idea de los 'tagli'. Hay que intentar renovar; pero sin pujos de perfección, siempre tan aniquiladora. Y sin buscar desaforadamente un pronto y alto rendimiento pecuniario; que llegará, claro es, siempre que se tengan estética, poderío, amplitud de registros, y no se abdique de la personalidad. Como hizo Chiquito. ¿Te das cuen?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos