«Una economía digital nos plantea a todos como iguales y reduce las brechas socioeconómicas y geográficas»

«Una economía digital nos plantea a todos como iguales y reduce las brechas socioeconómicas y geográficas»

TERI SÁENZEnviado Especial a Santiago de Chile

La red de alianzas tejidas a través de 'Futuro en Español' tiene en la Fundación País Digital un pilar determinante. La entidad que cuenta entre sus objetivos el despliegue tecnológico en un territorio de oportunidades como Chile, presenta en el foro organizado por Grupo Vocento su apuesta por una sociedad interconectada que mira hacia dentro del país sin despegar tampoco la vista del entorno latinoamericano e internacional. El presidente de Fundación País Digital, Pelayo Covarrubias, detalla las claves de esa apuesta donde el idioma y el foro que tiene lugar en Santiago de Chile constituyen herramientas de consolidación y difusión imprescindibles

- ¿Cuáles son los objetivos prioritarios de la labor que desarrolla la Fundación País Digital?

Fundación País Digital fomenta el desarrollo de una economía y cultura digital, articulando la construcción de alianzas y la realización de proyectos público-privados, además de la generación de contenidos. Trabajamos por el desarrollo y la masificación de la tecnología en Chile, en las áreas de Educación, Smart Cities, Desarrollo Digital, todas ellas apoyadas por nuestro Centro de Estudios Digitales. A través de herramientas como investigaciones, estudios, ejecución de pilotos y proyectos, aportamos al debate en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación y de las telecomunicaciones, mediante la generación de reflexiones, discusiones y propuestas que sean de utilidad para la población en general.

- ¿Cómo se concreta y cuál es el sentido de la alianza con Futuro en Español para secundar esas metas?

En nuestro objetivo de fomentar el desarrollo de una economía digital, desde la fundación queremos participar en todos los espacios que nos signifiquen una plataforma para poder incluir estas temáticas dentro de la agenda pública. En esta lógica, nuestra alianza con Futuro en Español es clave para seguir entregando visibilidad a los temas que dicen relación con la transformación digital, su aporte a las economías de los países y a la producción en general. Y si eso lo hacemos con proyección internacional, que es uno de los aportes de esta alianza, más impacto y mejor resultados tendremos.

- ¿Qué papel juega un idioma universal y compartido como el español en la expansión de una digitalización a todos los niveles?

Muchas veces, los temas que dicen relación con las tecnologías y su impacto en las vidas de las personas y Estados se discuten en inglés, dejando afuera de estos cambios a una gran parte de la población hispanoparlante. Creemos, como fundación, que es vital poder llegar a todas las personas para así disminuir las brechas en torno a la digitalización. Consideramos, además, que una economía digital nos plantea a todos como iguales, entregándonos mejores accesos y reduciendo las molestas brechas socioeconómicas y geográficas que, en general, determinan el desarrollo de los pueblos. Tenemos la convicción que el desarrollo digital de los países hispanoparlantes puede significar una ventaja competitiva respecto a los demás idiomas que existen en el mundo.

- Esta edición focaliza el debate en las 'fakenews' y los síntomas de un cambio de paradigma informativo a rebufo de la urgencia que imponen las nuevas tecnologías. ¿Cuál debería ser la fórmula para que el riesgo de la desinformación no obstaculice ni empañe el afán de una democratización digital?

Creemos que una buena educación respecto de los beneficios de lo digital es lo primero que debemos lograr. Con ello, los riesgos de mal uso de las tecnologías se reducen sustancialmente. El paradigma de las informaciones y el acceso a éstas es un tema en discusión desde hace una década, al menos; sin embargo, es un error pensar que los cambios en el paradigma de las informaciones y el descontrol en ello están relacionados, en alguna medida, con la democratización de lo digital. Esto último es mucho más amplio que la posibilidad de recibir o hacer circular información falsa. La democratización de lo digital nos lleva a sociedades más inclusivas, donde las distancias no existen y se reducen las barreras de accesos para aquellos que están, precisamente, más alejados del conocimiento. Gracias a las tecnologías y a la revolución digital, hoy es posible generar mejores controles y mayor transparencia a todo nivel.

- ¿Deben compartir todos los países hispanohablantes el mismo prisma o existen peculiaridades en cada sociedad que deberían abordarse de manera individualizada?

En general, creemos que cada país es libre y soberano en la definición de sus visiones y regulaciones. En todo caso, resultaría beneficioso sumar fuerzas bajo una mirada común, teniendo en cuenta experiencias como la Alianza del Pacífico o, en otras latitudes, como la Unión Europea.

- ¿Han de cargar los medios de comunicación con esa responsabilidad en exclusiva o tiene el lector/consumidor también su propia cuota de compromiso para que la verdad se imponga en esa marea de noticias en ocasiones falsas y siempre interesadas?

El cambio de paradigma al que hacemos referencia también implica una crisis en los mismos medios de comunicación, entendiendo que estos ya no son el único canal de información entre «la noticia» y las masas. Hoy en día, el acceso a las tecnologías posibilita que todos quienes tengamos un dispositivo conectado a internet podamos ser posibles comunicadores. Es ese el rol el que debemos construir como sociedad y para ello es necesario contar con una mayor y mejor educación digital, sin duda, pero también con normativas y regulaciones acorde a los nuevos desafíos que enfrentamos.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos