El Ebro se empapa de spray

Detalles de los distintos murales pintados en la pasarela del Ebro y, arriba, algunos de los autores con Javier Merino y Piedad Valverde. :: m. herreros/
Detalles de los distintos murales pintados en la pasarela del Ebro y, arriba, algunos de los autores con Javier Merino y Piedad Valverde. :: m. herreros

De la mano de 'Artefacto', la pasarela peatonal presume del arte urbano firmado por once artistas de Logroño y de fuera

ESTÍBALIZ ESPINOSA

Cruzar el Ebro por la pasarela peatonal obliga a una parada previa. El muro que recorre las escaleras de acceso al puente luce desde ayer renovado gracias al arte urbano de once jóvenes artistas, cuyos murales colorean este entorno verde de la capital riojana. Un lienzo que no escapa a la curiosidad de los deportistas y paseantes que frecuentan la zona.

Más información

Tras cinco días de cara a la pared de hormigón y aplicados con sus sprays, pinceles y máscaras, los artistas finalizaron ayer su trabajo, programado dentro del festival 'Artefacto Verano' que promueve la Concejalía de Jóvenes a través de La Gota de Leche. Han sido cinco días de trabajo para, si nada lo impide, años de lucimiento. Porque la idea es que estos murales permanezcan en el tiempo, e incluso que el arte urbano continúe ocupando otros espacios de la capital, comentó el concejal de Jóvenes, Javier Merino, durante su visita al parque del Ebro.

Allí coincidió con algunos de los artistas pendientes de rematar su obra. Concretamente con Mr. Trazo (Cuenca), Eleman (Zaragoza) y Toni Espinar (Valencia), quienes han elaborado un lienzo conjunto a partir de la idea del bodegón. Un mono glotón surgido de los pinceles de Eleman alcanza con su cola una pieza del frutero de Mr. Trazo, paladín de la agricultura ecológica, mientras que el vecino bodegón de Espinar se nutre de nuevos alimentos e incluso del rostro humano.

En uno de los pilares del puente asoma un pez mutante, metáfora de lo que podría esconder el río

En el poste de acceso a las escaleras encaja a la perfección el tótem de Jorge Ochagavía con sus característicos animales fantásticos, en este caso pájaros. En la pared contigua, y sobre un paisaje lunar, se levanta una inquietante ciudad futurista firmada por Deyz (David Sánchez).

El muro de hormigón también sirve de lienzo a la escena onírica de Andrés Valdovino, cuyos animales y niños voladores recuerdan el cuento de Peter Pan. A su lado, Latrini (Bilbao) ha disfrazado de conejo un gran rostro femenino sobre el que llueven zanahorias. Los suyos son los murales que el paseante se topa de frente al acceder a la pasarela, pero en las traseras del muro hay más con las firmas de Vicente Patiño, Valquiria 7, 2Tie y Koctel Kahoolawe (Madrid). E incluso encaramado a uno de los pilares del puente asoma un pez mutante, metáfora de lo que podrían esconder las aguas del Ebro. El arte de 'Artefacto' también ha alcanzado el casco antiguo logroñés de la mano de Marta Beceira y Pablo Apellániz.

Todos han dejado su firma y la mayoría se han llevado el agradecimiento de no pocos ciudadanos complacidos por sus vistosos regalos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos