Drones y más radares para frenar la siniestralidad vial

Drones y más radares para frenar la siniestralidad vial

La DGT anuncia medidas más duras para los reincidentes por alcohol y drogas y cambios en los exámenes del carné El 2017 concluye con 1.200 fallecidos en las vías interurbanas, la peor cifra del último lustro y 39 más que el año anterior

ÁLVARO SOTO MADRID.

Los malos datos de siniestralidad vial en las carreteras españolas durante 2017 han encendido las alarmas en la Dirección General de Tráfico. El año pasado, fallecieron 1.200 personas en vías interurbanas, la peor cifra del último lustro y un 3% más que en 2016, cuando murieron 1.161. El director general de la DGT, Gregorio Serrano, achacó este repunte al aumento de los desplazamientos y al incremento en el número de vehículos y también adelantó que su departamento, entre otras medidas, instalará más radares y utilizará drones para mejorar el control del tráfico.

En concreto, la DGT ubicará en las vías convencionales 60 nuevos radares móviles, la mayoría de ellos, de tramo, que miden la velocidad durante una determinada distancia, y no solo en un punto concreto, lo que los hace más fiables. Además, la sanción ya no se notificará únicamente a través de una carta, sino que una agrupación de la Guardia Civil que se situará a unos centenares de metros parará al instante al vehículo, «de manera que también se evitará que el conductor real pueda alegar que no era él quien manejaba el vehículo en el momento de la infracción», explicó Gregorio Serrano, que insistió en que la implantación de los radares no tiene afán recaudatorio. «En España hay 27 radares por millón de habitantes frente a los 73 de media en la Unión Europea. Y además, la gente tiene que saber que el 100% del dinero de las multas se dedica a la seguridad vial», resaltó.

En cuanto a los drones, Tráfico prevé que también tengan una función de control, es decir, que puedan poner multas, igual que actualmente ocurre con los helicópteros. Durante 2018 se adquirirán y la DGT prevé que comiencen a volar en 2019.

Las distracciones, sobre todo el uso del móvil, son la causa de un tercio de los siniestros mortales

Según la DGT, las distracciones (en uno de cada tres siniestros mortales, sobre todo por el uso del móvil), la velocidad inadecuada, el cansancio o el sueño y el alcohol y las drogas son los principales factores de los accidentes. Además, Serrano destacó que el aumento de las matriculaciones (808.000 vehículos más circularon en 2017) y el repunte de los desplazamientos (16,4 millones, el 4,2% más que el año anterior) ayudan a entender el crecimiento del número de fallecidos. También puso el foco en la edad de los vehículos que han sufrido siniestros, los 13,2 años. «Es obvio que los vehículos con 13 años no cuentan con los sistemas de seguridad más modernos», dijo Serrano, antes de reclamar que se incentive la compra de coches «por sistemas de seguridad» y de pedir a los fabricantes que instalen los avances «no solo en los vehículos de gama alta, sino en todos».

El desglose de las estadísticas de Tráfico en 2017 ofrece muchos datos que invitan al análisis y a acabar con los prejuicios. Por sexos, el 78% de los fallecidos son hombres. Por edades, se ha producido un descenso importante de los muertos mayores de 65 años, que han pasado de 240 en 2016 a 181 en 2017, mientras que han aumentado entre los 25 y los 34 años y entre los 55 y los 64. Han crecido también los muertos en bicicleta (de 33 a 44), en motocicleta (de 214 a 240) y en furgonetas. «El reparto de los artículos comprados por internet hace que haya aumentado de manera importante el número de furgonetas en las carreteras», subrayó Serrano, que se mostró perplejo por el hecho de que el 24% de los fallecidos en turismos y furgonetas en 2017 no llevara puesto el cinturón de seguridad, «una medida tan sencilla y tan efectiva».

Entre el resto de las iniciativas que Tráfico tomará en 2018 se incluyen cambios en los éxamenes para conseguir el carné. Se añadirán preguntas de vídeo «porque responder a, b o c ya no es suficiente», aseguró Serrano. También mostró su malestar por el hecho de que algunos alumnos se presenten a las pruebas «sin haber pasado nunca por la autoescuela», lo que crea retrasos. Para evitarlos, anunció que la DGT contratará a 100 nuevos examinadores.

Además de la lucha contra la velocidad, Tráfico aprobará el protocolo que hará más estricto que los reincidentes por alcohol y drogas puedan volver a ponerse al volante y habrá también un nuevo plan integral contra las bebidas y los estupefacientes. Todas estas medidas, incluida la prevista actualización del carné por puntos, tendrán el abrigo de la nueva Ley de Tráfico, cuyas bases se han establecido en 52 grupos de trabajo y que, según la DGT, podría entrar en vigor en 2019. Serrano enviará el borrador en febrero al Ministerio del Interior y después pasará los preceptivos trámites parlamentarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos