La directora ejecutiva de Oxfam cae por el escándalo sexual en Haití

Oxfam en Londres y la imagen de Lawrence. :: Peter Nicholls / Reuters/
Oxfam en Londres y la imagen de Lawrence. :: Peter Nicholls / Reuters

Representantes de la ONG explican al Gobierno británico las medidas adoptadas para evitar nuevas denuncias

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

La directora ejecutiva de Oxfam, Penny Lawrence, dimitió ayer afirmando en una declaración pública que acepta la responsabilidad por los hechos que han causado el descrédito de la organización humanitaria, tras publicar 'The Times', la pasada semana, que sus delegados en Chad y Haití mantuvieron relaciones sexuales pagadas en sus instalaciones. Lawrence entró en la organización como directora de programas internacionales en 2006, pero no ha aclarado si le tocó gestionar la denuncia de que cargos directivos en Chad invitaban a mujeres a su oficina y les pagaban por someterse sexualmente a ellos durante la guerra civil en el país africano (2005-2010).

Es sabido que el mismo directivo que habría sido investigado en Chad, el belga Roland van Hauwermeiren, dirigió las operaciones de Oxfam en Haití para responder al terremoto que en 2010 causó la devastación de una parte del país. 'The Times' ha publicado que Van Hauwermeiren y otros miembros de Oxfam emplearon prostitutas en la villa que alquilaba la organización como cuartel general. Algunos testigos han dicho que se organizaban allí «orgías dignas de Calígula». Otros han hablado del abuso de menores de edad, algo de lo que la dirección central de Oxfam no tiene pruebas.

Sí las tuvo sobre el pago por prostitución y la investigación consiguiente se cerró con cuatro despidos y la dimisión de otros tres miembros, incluido Van Hauwermeiren, director de la operación, que pudo encontrar empleo después con una organización humanitaria francesa dedicada a la lucha contra el hambre. La gestión de esa investigación y la información reducida que se dio al público y a la Comisión supervisora de las ONG en Reino Unido habrían forzado la renuncia de Lawrence.

En su renuncia, Penny Lawrence, además de asumir la «entera responsabilidad» por el escándalo, destacó ayer su «tristeza» y «vergüenza» por «la conducta de empleados en Chad y Haití (...) incluyendo la relación con prostitutas». Lawrence explicó que los comportamientos inapropiados «del director (de la ONG) en Chad y su equipo» ya habían sido «señalados antes de ir a Haití». «No respondimos de forma adecuada», reconoció.

Petición de explicaciones

El consejero delegado de la ONG, Marc Goldring, y la presidenta del consejo de apoderados, Caroline Thompson, se entrevistaron con la ministra de Ayuda al Desarrollo, Penny Mordaunt, como parte del continuo empeño de Oxfam de asegurar a sus donantes y a la opinión pública de que tiene en la actualidad procedimientos para reclutar a su personal y para airear denuncias sobre su funcionamiento interno que impedirían la repetición de hechos como los que han provocado este escándalo.

En un comunicado, la nueva presidenta del consejo de administración de Oxfam, Caroline Thomson, ya anunció haber puesto en marcha una batería de medidas de régimen interno para reforzar la prevención y la gestión de los casos de abusos sexuales. «Tenemos vergüenza de lo que pasó. Nos disculpamos sin reserva», declaró Thomson y aseguró que la organización hizo «importantes progresos» desde 2011 para combatir este tipo de hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos