Diez condenados y 40 absueltos por el fraude de las entradas a la Alhambra

RC

granada. La Audiencia de Granada ha condenado a 17 meses de cárcel a Francisco C. J., principal acusado en el conocido como 'caso Alhambra', que enjuició el supuesto fraude en los accesos al monumento nazarí entre 2002 y 2005, y a penas que oscilan entre los 3 y 9 meses de prisión a otros nueve procesados, y ha absuelto a los 40 restantes.

La sentencia, dada a conocer ayer, 'minimiza' el volumen del caso, que comenzó con dimensiones de escándalo. A las puertas de la sede de la Audiencia Provincial, algunos de los absueltos lamentaban que el caso provocó que los despidieran y perdieran su trabajo, aunque ayer fueron absueltos por la justicia.

La sentencia de la Sección Segunda del tribunal provincial considera probado que los condenados -finalmente una decena del medio centenar de acusados- cometieron los delitos continuados de estafa y falsedad en documento mercantil, aunque los absuelve de los delitos de daño patrimonial y cohecho.

El principal acusado, responsable de una agencia de viajes y guía turístico, deberá además indemnizar al Patronato de la Alhambra con 58.000 euros y afrontar una multa de otros 18.000. La Audiencia considera probado que a Francisco C. J., guía turístico y propietario de Daraxatour, le fueron permitidas determinadas irregularidades o infracciones a la normativa reguladora de las visitas y a las normas de adquisición de entradas. Así, Francisco fue condenado, junto a su exsocia, un empleado de banca, su mujer y seis oficiales de la Alhambra. A todos ellos se les aplica la atenuante muy cualificada de dilación extraordinaria e indebida.

«Abrumadoras»

Según se recoge en la resolución, las pruebas de cargo contra Francisco C. J. «resultan abrumadoras por más que se haya empeñado en negar la evidencia de una trama urdida que no tenía más designio que el entrar con sus distintos y numerosos grupos de visitantes sin portar la totalidad de las entradas, o con entradas ya usadas o incluso con entradas falsificadas que reutilizaba cuando le convenía, todo ello a costa de la colaboración de los demás acusados, aumentando de este modo sus beneficios en clara defraudación para el Patronato de la Alhambra y el Generalife». Los acusados eran en su mayoría trabajadores del Patronato de la Alhambra, sobre todo peones controladores de accesos, además de oficiales de primera y segunda categoría, guías turísticos y responsables de las empresas investigadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos