«Cuando le dieron la custodia a mi padre, me mataron en vida»

I. A.

Madrid. Varios jóvenes que sufrieron violencia machista han creado la asociación 'Avanza sin Miedo', con la que ofrecen recursos y atención a otros menores y reclaman que se le retire siempre la custiodia al maltratador. «Tenemos el objetivo de que los niños puedan acudir a un organismo a contar el problema. Deben sentirse acompañados y que te entiendan. Normalmente no se les escucha. No tienen voz y están completamente olvidados», cuenta Patricia Fernández Montero, de 20 años, hija de una mujer que sufrió maltrato. Su hermano y ella vivieron hasta los 6 años los golpes que su padre le propinaba a su madre y cuando ella pidió el divorcio vivieron otro tipo de maltrato, el institucional. Ahí comenzaron las visitas obligadas, los puntos de encuentro y los psicólogos. «Cuando le dieron la custodia a él, me mataron en vida. Mi infancia se acabó. Un maltratador nunca puede ser un buen padre», relata en 'Ya no tengo miedo', un libro que es un grito de esperanza y un reclamo a la sociedad.

«Las instituciones no oyen a los menores y tenemos maltratadores con régimen de visitas y custodias compartidas. Luego nos escandalizamos si ocurre un asesinato», critica Montero. «Legislativamente y socialmente parece que hemos avanzado, pero mi caso se repite. En teoría se ha avanzado, pero en la práctica no es así. Los niños son el arma que tiene el maltratador contra la madre», advierte.

Los datos del Poder Judicial indican que en 2016 los jueces no impidieron el contacto del presunto maltratador con sus hijos ni en el 10% de las investigaciones por violencia machista, pese a que la ley les autoriza a hacerlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos