La danza florece en Yagüe

La maestra. Imagen de Marina Ruiz (dcha.) y el grupo actual ensayando 'Las flores de Yagüe'. :: Jonathan herreros

Las 22 danzadoras, la mayoría alumnas en su día de Marina Ruiz, estrenan 'Las flores de Yagüe' a las 19.30 horas en el patio del Centro Cívico del barrioEl grupo de danzas de Yagüe estrena hoy la danza compuesta por Ibarrula para el barrio

Logroño. El barrio de Yagüe celebra sus fiestas este fin de semana y entre los actos programados figura uno muy especial: el estreno de 'Las flores de Yagüe', danza compuesta por uno de sus vecinos más conocidos, el músico y compositor Rafael Ibarrula, y coreografiada por Mariví Espinosa, también yagüerina y al frente del grupo de danzas al que da nombre.

Mariví tomó el testigo de su madre, la popular Marina Ruiz y un referente del folclore riojano, quien a su llegada al barrio -hace 57 años- puso en marcha un grupo de danzas. Por sus manos pasaron desde entonces buena parte de las niñas del barrio (y algún niño), hoy mujeres que superan los cincuenta y que continúan bailando. Como dice alguna, «empezamos con 45 años y 45 kilos menos, y eso se nota». El tiempo, sin embargo, no les ha restado ilusión ni ganas. Estos días atrás ensayaban con tesón para el esperado estreno.

Será esta tarde, a las 19.30 horas, en el patio de Centro Cívico de Yagüe, donde por primera vez se escuchará y bailará 'Las flores de Yagüe', una danza coreografiada y compuesta con mucho cariño, viniendo como viene de dos vecinos del barrio.

La interpretarán las 22 alumnas de Mariví Espinosa, la mayoría exalumnas de su madre, a las que se han sumado hijas, sobrinas e incluso nietas. Y lo harán ataviadas con los trajes de danzadoras y de serranas, y acompañadas por la dulzaina y el tambor de los Abeytua, los Gaiteros de Albelda.

Dos mujeres de carácter

Mariví Espinosa cuenta cómo retomaron el grupo de danzas tras fallecer su madre, en el 2014. «Un año después, el grupo que dirigía y la asociación de vecinos decidieron hacerle un homenaje a ella y al gaitero Baldomero. Propusieron bailar a sus antiguas alumnas, que se juntaron con la condición de que las preparara yo. Las preparé para la ocasión, luego nos juntamos para fiestas y ya decidimos tirar para adelante». Hace exactamente un año registraron el grupo de danzas y ahí siguen.

Quedan un día a la semana para ensayar en la parroquia, aunque pronto dispondrán de una local propio. Allí trabajan sobre el repertorio heredado de Marina Ruiz ('El canario', 'El ahorcado', la Jota de Yagüe...) y el que va incorporando su hija, como 'El árbol', la Jota de San Felices y, ahora, 'Las flores de Yagüe'.

Sus alumnas dan fe del fuerte carácter tanto Marina como de Mariví, e incluso creen más exigente a Marina Ruiz, «que nos hacía tocar con los pies en el culo al saltar», apunta su nieta. Una acrobacia imposible en aquellas que ahora pasan de los cincuenta, «aunque bailáis como si tuvierais más», les reprende entre bromas Mariví.

Más

Fotos

Vídeos