«Cultura, humanismo, libertad y el afán de propiciar la convivencia»

J.S. LOGROÑO.

La refundación del Ateneo Riojano chocó con escollos generacionales y políticos. Tras un importante impulso inicial que superó los doscientos socios, atravesó por momentos difíciles y a punto estuvo de hundirse. Para Carlos Álvarez, «quizá no supo quitarse de encima un aire decimonónico y tuvo dificultades para hacerse un hueco entre amplios sectores de la población».

Pero siguió adelante contra viento y marea. Lo capitanearon en aquella segunda época José Díaz Herce (entre 1978 y 1980), Teodoro Sabrás (1980-1982), Jerónimo Jiménez (1982-1984) y Miguel Ángel García (1984-1986). Después llegó el tiempo de las 'damas de la cultura' Rosa Herreros (que fue presidenta de 1986 al 2002), María José Marrodán (2002-2008) y Piedad Valverde (2008-2016).

«Han pasado cuarenta años -advierte el actual presidente-. Es evidente que la sociedad riojana de hoy tiene poco que ver con la de los años veinte ni con la de los años setenta. Existen importantes y muy potentes instituciones culturales, nuevas tecnologías de comunicación y los hábitos de vida son radicalmente distintos. Así que lo que vaya a ser el Ateneo lo tendrá que ir perfilando él mismo sobre la marcha guiado siempre por su ideario fundacional».

En la actualidad, el Ateneo Riojano es una foro abierto al mundo que continúa promulgando su amor por el conocimiento e incrementando su difusión a través de actos culturales en una sociedad tecnológica y en constante cambio. «Cultura, humanismo, libertad y un sano afán de propiciar la convivencia; las mismas nobles causas de aquellos pioneros de los años veinte fueron las que animaron a los refundadores en los setenta en su lucha por devolver el Ateneo a la sociedad riojana». Esos son también hoy los vientos que siguen impulsándolo en el siglo XXI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos